Telecomunicaciones

Telecomunicaciones gywinta18 ,qexaúpR 02, 2010 16 pagos VOL 32 Nol ENERO -ABRIL 2005. ARTICULO DE INVESTIGACION Pruebas de Vigor en Semillas de Lechuga y su Correlación con Emergencia Departamento de Ciencias Vegetales Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal Pontificia Universidad Católica de Chile Casilla 306-22, santiago, Chile S. Contreras 1 y M. Barros Abstract S. Contreras and M. Barros. Vigor tests on lettuce seeds and their correlation with emer ence. The main objective of this Sv. pe to study was to evaluat to predict lettuce (La lettuce seed lots wer vigor tests: germinati salt accelerated agin 6 ce valua fo eed vigor tests mergence. Eight ing laboratory g (AA), saturated ), and digital image analysis (IA). Also evaluated were the percentage (EP) and Speed (ES) of the seed lats emergence under three conditions: seedling trays (ST) filled with a mixture of peat (80%) and perlite (20%), boxes with a Clay loam soil (BS), and boxes with a mixture of Clay loam soil (65%) and sand (34%; BSS).

Correlation coefficients among the laboratory and emergence test results were calculated and significant differences were found. The correlation coefficients between EC results and each emergence parameter ere not significant, while AA results were only significantly correlated with the emergence percentage for BSS. GT va Swlpe to vlew next page values and emergence results were significantly correlated in all cases. SSAA results were equally or more positively correlated than GT results with the EP and, for the three sowing conditions, they were more correlated with the ES than GT values.

Vigor index results from the IA were significantly correlated with both emergence parameters, and its correlation with emergence on ST (EP and ES) was greater than GT values. The results of this tudy showed that SSAA and IA were the best laboratory tests for lettuce seed vigor evaluation, especially for seed lots to be used for plug seedling production. Key words: accelerated aging, conductivity, emergence, seed vigor, vigor index. Cien. Inv. Agr. 32(1): 3-11. 005 INTRODUCCION En las últimas décadas el mercado de las semillas ha experimentado importantes cambios como la globalización de su comercio y el incremento de su valor (Contreras, 2002). Entre las especies más comercializadas, el grupo de hortalizas y flores destaca por una creciente demanda y elevado costo (McDonald, 1998). Consecuentemente, las exigencias de calidad por parte de los consumidores han aumentado, y las empresas productoras buscan responder a estas exigencias. Reclbido 31 de marzo 2004 / 14 de octubre 2004 1 Dirigir correspondencia a S. Contreras: scontree@uc. l La prueba de germinación es el procedimiento mas ampliamente usado y aceptado como indicador de la calidad de un lote de semillas. Sin embargo, debido a que esta prueba se realiza 2 OF indicador de la calidad de un lote de semillas. Sin embargo, debido a que esta prueba se realiza bajo condiciones óptimas para cada especie, en la práctica la prueba de germinación ha ostrado sobreestimar el comportamiento de las semillas y, además, resulta deficiente para discriminar lotes de semilla en relación con la rapidez y uniformidad de germinación (McDonald, 1980; copeland y MCDOnald, 2001). on 4 CIENCIA E INVESTIGACION AGRARIA el fin de superar estos inconvenientes, surge el concepto de vigor de semillas, definido por AOSA (1983) como «aquellas propiedades de las semillas que determinan su potencial para una emergencia rápida y uniforme, y para el desarrollo de plántulas normales bajo un amplio rango de condiciones de campo». Entre las caracter[sticas que se esperan de una prueba e vigor destacan (McDonald, 1980; Bennett, 2002): 1. Entregar un índice de calidad de semilla más sensible que la prueba de germinación, 2.

Dar un índice consistente de la clasificación relatlva de lotes de semlllas según su desempeño, 3. Ser objetivo, rápido, simple y económicamente factible, 4. Ser reproducible y de fácil interpretación, y 5. Correlacionarse con el desempeño de las semillas en el campo. Las pruebas de vigor actualmente propuestas se pueden agrupar en tres categorías (Bennett, 2002): 1. Pruebas de estrés (ej. prueba de frío, envejecimiento acelerado), 2. Pruebas bioquímicas (ej. onductividad eléctrica, prueba de tetrazolio), y 3. Pruebas de eval 2. Pruebas bioquímicas (ej. onductividad eléctrica, prueba de tetrazolio), y 3. Pruebas de evaluación de la germinación y crecimiento de plántulas (ej. primer conteo de la prueba de germinación, emergencia de plántulas normales en turba, análisis de imagen). El uso de la mayoría de estas pruebas ha sido ampliamente evaluado en cultivos como maíz y soya. Sin embargo, reportes de su empleo en especies hortícolas y/o ornamentales son escasos y con resultados variables (Fay et al. , 1993; Jianhua y McDonald, 1996; Panobianco y Marcos-Filho, 001; Bennett, 2002; Sako et al. , 2002). Lechuga (Lactuca saltiva L. es una de las especies hortícolas de mayor importancia a nivel mundial. En Chile, durante la temporada 1999-2000 se cultivaron 5. 103 ha, siendo la tercera especie hortícola en superficie plantada (ODEPA, 2003). Su establecimiento se puede realizar por siembra directa y por trasplante de almácigos, observándose en los últimos años un creciente desarrollo de la producción especializada de plántulas en bandejas. Para el éxito de este tipo de producciones se requiere un alto porcentaje de emergencia, en forma ápida y uniforme, por lo que el vigor de las semillas resulta especialmente crltico.

Este trabajo tuvo como objetivo evaluar el uso de diferentes pruebas de vigor en semillas de lechuga, para luego correlacionar los resultados de estas pruebas con la emergencia de plántulas en distintas condiciones de siembra. MATERIALES Y MÉTODOS Se trabajó con ocho lotes 40F de plántulas en distintas condiciones de siembra. MATERIALES Y METODOS Se trabajó con ocho lotes de semillas de lechuga (A a H), correspondientes a cuatro cultivares de variedades botánicas diferentes: Ay B correspondieron a L. ativa var. capitata, Cy D a L. sativa var. acephala, Ey Fa L sativa var. crispa, Gy H a L. sativa vars longifolia; todos proporcionados por Semillas Seminis Sudamérica S. A. (Santiago, Chile). Cada lote fue sometido a las pruebas de germinación, vigor y emergencia que a continuación se describen. Prueba de germinación (PG). Se dispusieron 200 semillas de cada lote en papel plisado (Microtox NO 20, 12 um), previamente humedecido con 45 ml de agua destilada, puestos dentro de bandejas plásticas tapadas.

Cada bandeja, una por lote, se colocó dentro de una cámara de germinación a 20 0C con ciclos alternados de luz (1 6 h) y oscuridad (8 h). Este procedimiento se repitió en dos oportunidades para cada lote. Se realizaron evaluaciones a los cuatro y siete días, considerando como germinadas sólo plántulas normales, libres de manchas necróticas o con síntomas de necrosis muy incipientes. Este criterio fue más estricto que el establecido por ISTA (1999), según el cual se consideran normales plántulas con necrosis en hasta 50% de sus cotiledones.

Se analizaron por separado los datos del prmer conteo de esta prueba, ya que este valor representaría la rapidez de germinación de la semilla y puede ser usado como índice de vigor (Copeland y McDona s OF apidez de germinación de la semilla y puede ser usado como índice de vigor (Copeland y McDonald, 2001 Prueba de envejecimiento acelerado (EA). Se realizó adaptando la metodología descrlta por Perry (1984), para lo cual en un soporte con malla p ástica se dispusieron 0,25 g de semillas VOL 32 NOI ENERO ABRIL 2005. aproximadamente 240 semillas) de cada lote, evitando la superposición de semillas. Cada soporte se introdujo en frascos plásticos (8,5 cm de diámetro y 8 cm de alto) con 200 ml de agua destilada, quedando las semillas aproximadamente 2 cm sobre el nivel del líquido. Los frascos se cerraron hermeticamente. Ocho de estos frascos, uno por lote, se pusieron dentro de un recipiente plástico rectangular (52 x 35 x 20 cm) con 4 L de agua destilada, se tapó y se incubó en una cámara de crecimiento a 400C (±2 0C).

Luego de 72 h se retiraron y destaparon los frascos, sometiendo 200 semillas de cada soporte a una prueba de germinación según el método previamente descrito. Todo este procedmiento se repitió dos veces. prueba de envejecimiento acelerado con solución saturada (EASS). El procedimiento empleado fue similar al descrito para la prueba de EA excepto que en cada frasco se agregó 75 g de NaCl, de anera de mantener saturada la solución a la temperatura de envejecimiento. Prueba de conductividad eléctrica (CE).

El método empleado correspondió a una adaptación del método descrito por Perry (1984) para frejol. Con este propósito, cuatro repeti 6 OF una adaptación del método descrito por Perry (1984) para frejol. Con este propósito, cuatro repeticiones de 0,1 g de semillas (alrededor de 100 semillas), de cada uno de los ocho lotes, se sumergieron en 50 ml de agua destilada por 24 h a 20 0C. Después de ese tiempo, se separaron las semillas, midiendo la conductividad eléctrica de la fase líquida. Además, para cada nsayo se preparó un control que contenía únicamente agua destilada.

La conductividad real de cada solución, se calculó restándole el valor del control al de la solución de cada lote. Prueba de análisis de imagen (Al). La prueba de Al de muestras de semillas de los ocho lotes se realizaron en Ohio State University, Department of Horticulture and Crop Science, de acuerdo con la metodología descrita por Sako et al. (2001). En términos generales, este procedimiento consistió en el análisis de la imagen escaneada de SO plántulas, distribuidas en dos hileras sobre un papel de germinación azul de 15 x 22 cm, luego e tres días de germinación a 20 0C.

Mediante un programa computacional, se diferenció en la imagen el hipocotilo y radícula de las plántulas, midiéndose el largo de cada estructura. Basándose en el crecimiento de las plántulas, el programa computó un índice de crecimiento y uno de uniformidad, ambos variables entre Oy 1000. Finalmente, el programa entregó un índice de vigor, el cual en este estudio correspondió a la suma de 70% del índice de crecimiento y 30% del índice de uniformidad. Se estudio correspondió a la suma de 70% del índice de crecimiento y 30% del índice de uniformidad.

Se realizaron cuatro repeticiones, de 50 semillas cada una, para cada lote. Pruebas de emergencia en bandejas speedling (BS). La siembra se realizó en marzo de 2003, en bandejas plásticas de 128 alvéolos (una semilla por alvéolo), usando como sustrato una mezcla de turba (Sunchine PreMix N06) y 20% de perlita (Harbolite). Cada lote de semillas se sembró en dos bandejas, las que fueron dispuestas bajo una protección de malla plástica negra de 60% de cobertura.

A los 7, 11 y 14 días después de la siembra (DDS) se contabilizaron las plántulas emergidas (cotiledones expandidos) de cada bandeja. Pruebas de emergencia en cajones. En abril de 2003, se realizaron siembras en cajones de 40 x 45 x 19 cm, llenos con dos sustratos diferentes y puestos dentro de invernáculos. Se usaron tres cajones llenos, a la mitad de su capacidad, con una mezcla de suelo franco arcilloso y arena en relación 2:1 (cajones SA), y tres cajones sólo con suelo franco arcilloso (cajones S).

Dentro de cada cajón, se sembraron 40 semillas de cada lote dispuestas en hileras asignadas al azar, distanciadas 4 cm una de otra. A los 7, 11 y 14 DDS se contaron las plántulas emergidas (cotiledones expandidos). Con el número de plántulas emergidas en cada prueba de emergencia, se calculó la velocidad de emergencia (VE), según lo propuesto por Hall y Wisner (1 990): Análisis estadístico. El análisis de lo (VE), según lo propuesto por Hall y Wisner (1990): Análisis estadístico.

El análisis de los resulta- 5 PE al Cl NO de días al Cl PEaI C2- Cl NO de días al c 2 PEaI c «N’ – PEal C «11-1» de d[as al c «Ñ donde: PE= plántulas emergidas, y C= conteo. dos de las pruebas de germinación (PG, EA, EASS) y emergencia (%), en que los valores obtenidos presentaron una distribución binomial, se ealizó mediante análisis de proporciones (Mead et al. , 1993). Se establecieron intervalos de confianza (95%) y según su comparación se analizó las diferencias entre lotes para cada prueba.

Los resultados obtenidos de las pruebas de CE, Al y VE se sometieron a análisis de varianza y sólo cuando hubo diferencias significativas entre lotes 0,05), se realizó la prueba de diferencias mínimas significativas (DMS; p: 0,05). Para determinar la asociación existente entre las pruebas de laboratorio y las de emergencia, se determinó su coeficiente de correlación (Mead et al. , 1993). RESULTADOS Y DISCUSION En el cuadro 1 se presentan los resultados de la PG para los ocho lotes en estudio.

Se pueden apreciar importantes diferencias entre ellos, lo que permitiría calificar a los lotes Ay G c es y a D como el peor. Si se analizan las diferenci e un mismo cultivar, en se observa que éstas fueron significativas. La emergencia en la mayor(a de los casos fue mayor que la germinación obtenida para el mismo lote de semilla (Cuadro 1). Esto se debió a que por el criterio de normalidad empleado en la PG no se consideraron muchas p ántulas que sí fueron capaces de emerger, pese presentar manchas necróticas en sus cotiledones.

Esto queda de manifiesto al considerar la germinación de plántulas normales más anormales (Cuadro 1). Al comparar los valores de emergencia de las tres condiciones de siembra, se pueden distinguir los cajones S como el medio menos favorable. La emergencia en las BS fue, en general, similar a la de los cajones SA. Con el fin de caracterizar de mejor forma lo que corresponderla al vigor de los lotes, complementando los valores de emergencia en el Cuadro 1 también se presentan los valores de VE.

En este caso, los valores de las BS no fueron directamente omparables con los de los cajones, producto de la diferencia en el número de semilla empleada. Si se compara la VE entre cajones, se aprecia que todos los lotes demoraron mas del doble en emerger en los cajones S que en los SA, corroborando el hecho de que los cajones S representaron las peores condiciones para emergencia. En lo que respecta a la comparación entre lotes, tanto para las BS como para los cajones SA se observó una clasificación en general similar a la que originó la PG. En el caso de los cajones S, no fue posible una clara diferenciación entre lotes,