Tarea

Tarea gy luiscduard0182 HOR6pR 16, 2011 | E pagos SISTEMA SILVOPASTORIL En los últimos años, a lo largo del mundo se adoptan sistemas productivos que tiendan a asociar altas productividades con sustentabilidad de los ecosistemas. Estas premisas, adquieren aún mayor relevancia en aquellas zonas con problemas de degradación ambiental como consecuencia de prácticas agropecuarias irracionales, que van inexorablemente acompañadas de disminución progresiva de rendimientos y rentabilidad.

Teniendo en cuenta la potencialidad de grandes áreas del NOA ara la producción ganadera de carne y la producción forestal, es nuestra intención exponer en una serie de artículos, algunas de las características dls or6 posible implementaci to View Esto se ve potenciad i haci recordamos que el d de la región, fundam Ivopastoriles y su historia, económica 850, se basó primeramente en la explotación pastoril de los campos del Norte, debido a su excelente productividad en pastizales naturales que eran el soporte de las tropas de ganado exportadas en pié a países limítrofes.

Hacia 1 880 y con la expansión de las lineas ferroviarias, se Inicia na intensa explotación forestal en nuestra región, donde los productos buscados eran leña y durmientes para el ferrocarril, postes y trabillas para la infraestructura ganadera pampeana y I Swipe to vlew next page leña y carbón vegetal para uso público e industrial. Más de cien años de uso silvopastoril incontrolado de los recursos nativos del NOA, han traído como consecuencia el empobrecimiento progresivo de nuestros campos y el fenómeno de migración poblacional hacia los grandes centros urbanos. ?Qué es un sistema silvopastoril? Young en 1989, lo definía como «aquel sistema de uso de la tierra donde las leñosas de aptitud forestal crecen en asociación con hierbas de valor forrajero y animales (domésticos y/o silvestres), en un arreglo espacial y temporal, con múltiples interacciones ecológicas y económicas entre los componentes del sistema».

En otras palabras, un sistema silvopastonl es el que permite que los componentes citados (árboles forestales, pasturas y animales de producción), se ubiquen bajo un esquema de manejo racional integral, que tienda a mejorar a mediano o argo plazo, la productividad, la sustentabilidad y la rentabilidad de la explotación; todo ello teniendo en cuenta, las disímiles condiciones y tiempos de producción de los diversos componentes.

Lo enunciado, implica que el manejo de un sistema silvopastoril involucra el conocimiento y el ensamble de numerosas variables que afectan a cada uno de los componentes citados, sin olvidar los recursos suelo y agua. Se producen así una serie de interacciones que condicionan la productividad de cada componente y del conjunto. Entre las más notorias están: La asociación árbol-pasto, que present componente y del conjunto. La asociación árbol-pasto, que presenta ventajas tales como: Los árboles Leguminosos aportan N al suelo que beneficia el crecimiento de las pasturas.

Los árboles bombean nutrientes desde los horizontes más profundos del suelo, facilitando la disponibilidad de estos a nivel superficial, para ser asimilados por los pastos. El efecto de sombreado de los árboles, reduce la posibilidad de germinación de semillas de leñosas arbustivas, que son gran competencia por espacio, luz y nutrientes, de las pasturas. La descarga foliar y la posterior descomposición de sus hojas, Incrementa el tenor de M. O. en el área basal de los árboles, favoreciendo la nutrición de las pasturas en esa área (experiencias realizadas en la prov. e Catamarca, muestran que matas de Cenchrus ciliaris (pasto salinas) ubicadas debajo de algarrobos, tenían 2 a 3 % más de Proteína Bruta en hojas, que matas ubicadas en el abra del campo). En caso de árboles no demasiado frondosos (como muchos de los árboles nativos de nuestra zona semiárida), otro efecto favorable que se produce para los pastos está dado por el escurrimiento el agua captada por la copa durante las precipitaciones y el depósito de la misma en el área basal.

Al momento de la incidencia solar, la sombra del árbol retrasa la pérdida de agua del perfil por evaporación, contribuyendo a un balance más positivo del uso de la humedad por los pastos en esa área. Durante la ép 31_1f6 contribuyendo a un balance más positivo del uso de la humedad por los pastos en esa área. Durante la época de heladas, la cobertura arbórea evita el quemado de las hojas de los pastos; este efecto y el anterior (humedad) son determinantes para que las pasturas situadas bajo os árboles, presenten durante el año, un ciclo de hoja verde más largo que matas de la misma especie, expuestas a la intemperie.

Esto se traduce directamente en una mayor calidad y a veces cantidad, de las primeras respecto de las últimas. La asociación árbol-pasto también puede en algún caso representar desventaja: Se da generalmente cuando la especie forrajera herbácea, es susceptible a la sombra y este efecto determina cambios negativos en sus patrones fisiológicos (velocidad de rebrote, índice de área foliar, capacidad de macollaje o de semillazón, etc).

La asociación árbol-animal de producción también presenta características importantes: Tal vez la más significativa sea que los árboles (más importante aún bajo nuestras condiciones climáticas) proveen sombra que reduce el estrés térmico que determina bajas performances en la tasa de ganancia de peso. Un buen número y distribución de árboles por hectárea, favorece la adecuada dispersión de los animales en el potrero y un consumo más parejo de la forrajimasa disponible de las pasturas.

El tapiz arbóreo reduce la velocidad del viento en el potrero, da obertura en el período frío y disminuye las diferencias térmicas día-n el potrero, da cobertura en el período frío y disminuye las diferencias térmicas dia-noche. Todo ello, favorece el confort del animal a campo y repercute en una mejor eficiencia de producción. Los aspectos negativos de la asociación árbol-animal de producción, se desprenden del sistema de manejo empleado.

Una alta carga animal o una baja densidad de árboles/ha, producirá sobrepastoreo y excesivo pisoteo en el área basal de los árboles. Esto determina compactación de suelo y menor vida ?til de estos ejemplares, rotura de corteza, ramoneo intenso, escasa posibilidad de dispersión de semillas, etc. Sobre las matas de forraje, reduce la producción sostenida de forrajimasa, alarga los tiempos de rebrote, imposibillta la dinámica de reproducción, etc.

Entre los efectos del animal sobre el ecosistema, podemos a su vez distinguir aspectos benéficos y perjudiciales: en un sistema silvopastoril, estos últimos pueden evitarse mediante un adecuado manejo de las cargas animales y los tiempos de pastoreo. El animal contribuye al reciclaje de nutrientes, retornándolos al uelo a través de las heces y la orina. para evitar su deposición concentrada en ciertas áreas del potrero, es fundamental un buen número y distribución de árboles, pues de lo contrario, los pocos existentes serán centro de acumulación de excrementos debajo de su copa.

El animal es también un agente diseminador de semillas de árboles o arbustos, al escarificar las mismas después de consumidos sus diseminador de semillas de árboles o arbustos, al escarificar las mismas después de consumidos sus frutos; en el caso de especies nativas de valor forestal como Algarrobo, Guayacán o Quebracho, esta acción es recomendable. Un adecuado pastoreo del estrato herbáceo, reduce los riesgos de incendios forestales durante la época de seca.

Las interacciones pasto-animal de producción son ampliamente conocidas, pero a manera de síntesis podemos citar varios aspectos a tenerse en cuenta: El tipo de pastura y animal empleado. La intensidad y frecuencia de la defoliación a la que será sometida la primera. La disponibilidad, palatabilidad y accesibilidad del forraje. El sistema de pastoreo utilizado. La carga animal empleada. El tipo de producción ganadera (cría, recría, inverne).

Estos y otros aspectos de menor magnitud, configuran el mundo de las relaciones ecológicas que se producen en cualquier sistema silvopastoril entre sus componentes biológicos. A partir del adecuado conocimiento de la dinámica de esas relaciones, podremos diagramar estrategias de manejo que contribuyan a mejorar la diversidad, estabilidad y rentabllidad de nuestras establecimientos pecuarios. Tucumán en particular, es una provincia que presenta un interesante potencial para desarrollar emprendimientos de esta naturaleza, tanto con explotación forestal nativa, como con bosques implantados.