Sexualidad vegetal y la contaminación cruzada de ogm

Sexualidad Vegetal y la Contaminación Cruzada de OGM Anatomía de la flor y los peligros medioambientales de la polinización natural en los cultivos transgénicos. INTRODUCCIÓN 1 SEXUALIDAD VEGETAL 2 LA FLOR 4 MORFOLOGIA DE LA FLOR: DIVERSIDAD Y TENDENCIAS EVOLUTIVAS 6 DISPOSICIÓN DE LAS PIEZAS FLORALES8 POLINIZACION 9 Atracción de los poli Productos atractivos Medios de reclamo 1 Melitofilia 13 Psicofilia 14 PACE 1 to View nut*ge FORMACION DE LOS GAMETOFITOS Y FECUNDACION15 EFECTO DE LOS TRANSGÉNICOS PARA EL MEDIO AMBIENTE POR INTERMEDIO DE LA POLINIZACIÓN 18 OGM (ORGANISMO GENÉ ICAMENTE MODIFICADO) 18

EL ADN, SOPORTE UNIVERSAL. 18 FUNCIONAMIENTO DE LA TRANSGÉNESIS 19 LAS VARIEDADES TRANSGÉNICAS CONTAMINAN GENÉTICAMENTE A OTRAS VARIEDADES DE LA MISMA ESPECIE O A ESPECIES SILVESTRES EMPARENTADAS. 20 EFECTOS DESCONOCIDOS O IMPREDECIBLES 20 Contaminación del suelo 21 Desaparición de biodiversidad 21 El incremento del uso de pesticidas aumenta la contaminación química 21 EN RESUMEN.

LOS RIESGOS DE LOS OGM POR LA desde su anatomía hasta su funcionamiento y forma de reproducirse, siendo la polinización cruzada nuestro objetivo por los riegos medio ambientales que se podrían producir al ener cultlvos genéticamente modificados cerca de cultivos no modificados o especies vegetales silvestres y malezas, ya que los cultivos transgénicos pueden transferir su modificación genética a los cultivos convencionales o a los ecológicos.

De hecho, se han dado en España gran cantidad de casos de contaminación; a varios agricultores y ganaderos ecológicos se les ha retirado la certificación porque el organismo de control de la agricultura ecológica encontró que sus cosechas estaban contaminadas. En la agricultura y la ganadería ecológica no está permitido el uso de transgénicos. Estos casos que ocurren con mayor frecuencia, son evidencia de que la agricultura biotecnológica y la agricultura libre de transgénicos no pueden coexistir. Sexualidad Vegetal La sexualidad vegetal trata una amplia variedad de sistemas de reproducción sexual existentes en el reino vegetal.

La reproducción sexual en las plantas fue descubierta por Rudolf Jakob Camerarius y publlcada en su obra De sexu plantarum epistola («Epistola acerca del sexo de las plantas») en 1694. El hecho de que las plantas emplean numerosas estrategias diferentes para realizar su reproducción sexual fue utilizado esde una perspectiva puramente estructural por Carlos Linneo (1735 y 1753) para proponer un sistema de clasificación de las plantas con flores. Posteriormente este tema fue tratado por Christian K. Sprengel (1793) quien describió la sexualidad de las plantas como el «secreto develado por 2 OF K.

Sprengel (1793) quien describió la sexualidad de las plantas como el «secreto develado por la naturaleza» y, por primera vez, comprendió las interacciones bióticas y abióticas del proceso de pollnizacion. Las teorías de Charles Darwin sobre selección natural se basan en su trabajo. En el caso de las flores, las estructuras reproductivas de angiospermas, son más variadas que las estructuras equivalentes de cualquier otro grupo de organismos, y las plantas con flores también tienen una diversidad de sistemas sexuales que no tiene comparación (Barrett, 2002).

Pero la sexualidad y la importancia de las estrategias de reproducción sexual no es menos importante en el resto de los grupos de plantas. El sistema reproductivo es el factor más importante que determina la estructura de apareamiento de las poblaciones de plantas nonclonal. La estructura de apareamiento a su vez controla la antidad y la distribución de la variación genética, que constituye un elemento central en el proceso de la evolución (Costich, 1995).

La complejidad de los sistemas y órganos utilizados por las plantas para lograr su reproducclón sexual ha hecho que los biólogos evolutivos propusieran numerosos términos para nombrar las estructuras y las estrategias. Dellaporta y Calderon- Urrea (1993) realizaron una lista y definición de los distintos términos utilizados para nombrar los modos de sexualidad en las plantas con flores. Esta lista se reproduce aquí, generalizada de manera de acomodar no sólo a las plantas que tienen flores, y xpandida para incluir otros términos y definiciones más claras.

A modo de resumen, los órganos dadores de núcleos se conslder términos y definiciones más claras. A modo de resumen, los órganos dadores de núcleos se consideran masculinos y los receptores, femeninos. En el hermafroditismo ambos sexos se manifiestan juntos en la misma estructura, en la flor, como estambres y carpelos, por ejemplo. Hay monoecia cuando la especie presenta ambos sexos en órganos separados; la especie es unisexual monoica o dioica. Si la sexualidad de los individuos es sólo masculina o femenina, existe ioecia y la estirpe es unisexual dioica.

Las especies que incluyen individuos masculinos, femeninos y hermafroditas o reúnen órganos con los tres tipos sexuales sobre el mismo individuo reclben el nombre de polígamas. La Flor Es la estructura reproductiva característica de las plantas llamadas espermatofitas o fanerógamas. La función de una flor es producir semillas a través de la reproducción sexual. Para las plantas, las semillas son la próxima generación, y sirv’en como el principal medio a través del cual las especies se perpetuan y se propagan.

Todas las espermatofitas poseen flores que producirán semillas, ero la organización interna de la flor es muy diferente en los dos principales grupos de espermatofitas: gimnospermas vivientes y angiospermas. Las gimnospermas pueden poseer flores que se reúnen en estróbilos, o la misma flor puede ser un estróbilo de hojas fértiles. En cambio una flor típica de angiosperma está compuesta por cuatro tipos de hojas modificadas, tanto estructural como fisiológicamente, para producir y proteger los gametos: sépalos, pétalos, estambres y carpelos. La flor da origen, tras la fe r transformación de algunas de estambres y carpelos.

La flor da origen, tras la fertilización y por transformación de lgunas de sus partes, a un fruto que contiene las semillas. El grupo de las angiospermas, con más de 250. 000 especies, es un linaje evolutivamente exitoso que conforma la mayor parte de la flora terrestre existente. La flor es el carácter definitorio del grupo y es, probablemente, un factor clave en su éxito evolutivo. Es una estructura compleja, cuyo plan organizacional está conservado en casi todos los miembros del grupo, si bien presenta una tremenda diversidad en la morfolog(a y fisiolog[a de todas y cada una de las piezas que la componen.

La base genética y adaptativa de tal diversidad está comenzando a omprenderse en profundidad,3así como, también, su origen, que data del Cretácico inferior, y su posterior evolución en estrecha interrelación con los animales que se encargan de transportar los gametos. Con independencia de los aspectos señalados, la flor es un objeto importante para los seres humanos. A través de la historia y de las diferentes culturas, la flor siempre ha tenido un lugar en las sociedades humanas, ya sea por su belleza intrínseca o por su simbolismo. De hecho, cultivamos especies para que nos provean flores desde hace más de 5. 00 años y, actualmente, ese arte e ha transformado en una industria en continua expansión: la floricultura. La flor es un corto tallo de crecimiento determinado que lleva hojas modificadas estructural y funcionalmente para realizar las funciones de producción de gametos y de protección de los mismos, denominadas antófilos (Font Quer, 1982). El tallo se caracteriza por un crecimie s OF El tallo se caracteriza por un crecimiento indeterminado. En contraste, la flor muestra un crecimiento determinado, ya que su meristema apical cesa de dividirse mitóticamente después que ha producido todos los antófilos o piezas florales.

Las flores más specializadas tienen un período de crecimiento más breve y producen un eje más corto y un número más definido de piezas florales que las flores más primitivas. La disposición de los antófilos sobre el eje, la presencia o ausencia de una o más piezas florales, el tamaño, la pigmentación y la disposición relativa de las mismas son responsables de la existencia de una gran variedad de tipos de flores. Tal diversidad es particularmente importante en estudios filogenéticos y taxonómicos de las angiospermas.

La interpretación evolutiva de los diferentes tipos de flores tiene en cuenta los aspectos e la adaptación de la estructura floral, particularmente aquellos relacionados con la polinización, dispersión del fruto y de la semilla y de la protección contra los predadores de las estructuras reproductivas. Morfología de la flor: diversidad y tendenclas evolutivas Con más de 250. 000 especies, las angiospermas forman un grupo taxonómico evolutivamente exitoso que conforma la mayor parte de la flora terrestre existente. La flor es el carácter definitorio del grupo y es, probablemente, un factor clave en su éxito evolutivo. Damerval y Nadot, 2007). La flor está unida al tallo por un eje, denominado pedicelo, que se ilata en su parte superior para formar el receptáculo en el cual se insertan las diversas piezas florales, I 6 OF superior para formar el receptáculo en el cual se insertan las diversas piezas florales, las cuales son hojas modificadas que están especializadas en las funciones de reproducción y de protección. Desde afuera hacia adentro de una flor típica de una angiosperma se encuentran las denominadas piezas estériles, con función de protección, y compuestas por sépalos y pétalos.

Por dentro de los pétalos se disponen las denominadas piezas fértiles, con función reproductiva, e integrado por stambres y carpelos. Los carpelos de las angiospermas son, con respecto a los carpelos de sus ancestros, una estructura innovativa y privativa, ya que por primera vez en el linaje, encierran completamente al óvulo, de forma que el polen no cae directamente en el óvulo (como en las gimnospermas) sino en una nueva estructura del óvulo llamada estigma, que recibe al polen y estimula la formación del tubo polínico que llegará al óvulo para producirse la fecundación.

La flor es una estructura compleja cuyo plan organizacional está conservado en casi todas las angiospermas, con la notable xcepción de Lacandonia schismatica (Triuridaceae) que presenta los estambres en posición central rodeados de los carpelos. Esta organización tan invariable no indica en modo alguno que la estructura floral es consewada a través de los diferentes linajes de angiospermas. por el contrario, existe una tremenda diversidad en la morfología y fisiología de todas y cada una de las piezas que componen a la flor, cuya base genética y adaptativa está comenzando a comprenderse en profundidad. Damerval y Nadot, 2007). Se ha sugerido que existe una tendencia en la evolución profundidad. Damerval y Nadot, 2007). Se ha sugerido que existe una tendencia en la evolución de la arquitectura floral, desde un plan «abierto», en el que las variaciones están determinadas por el número y disposición de las piezas florales, hacia un plan «cerrado», en el cual el número y disposición de las piezas están fijados. En tales estructuras fijas, las elaboraciones evolutivas ulteriores pueden tener lugar a través de la concrescencia, o sea, por medio de la fusión o estrecha conexión de las distintas partes.

El plan de organización «abierto» es común en las angiospermas basales y las primeras udicotas, mientras que el plan de organización «cerrado» es la regla en las eudlcotiledóneas nucleares y monocotiledóneas. (González, A. M) Disposición de las piezas florales Magnolia grandiflora, una flor espiralada. Según la familia considerada, las piezas de la flor se pueden disponer sobre el receptáculo de dos modos diferentes.

En el caso de la denominada disposición espiralada, las piezas se insertan consecutivamente y a diferentes niveles, describiendo una espiral sobre el eje del mismo modo al que las hojas se insertan en el tallo. Ejemplo de especies con flores espiraladas on Magnolia grandiflora (magnoliáceas), Victoria cruziana (ninfeáceas) y Opuntia ficus-indica (cactáceas). El segundo tipo de disposición de los antófilos es la denominada disposición verticilada o cíclica, en el que las piezas se insertan en varios nudos del eje, disponiéndose en verticilos o ciclos.

Cada pieza floral de un verticllo alterna con las pezas del siguiente, por ejemplo, los pétalos alternan con los sépalos. En estas del siguiente, por ejemplo, los pétalos alternan con los sépalos. En estas flores, denominadas cíclicas o verticiladas, el número de verticilos puede variar, dependiendo, nuevamente, de la amllia considerada. Muy frecuentemente las flores llevan cuatro ciclos (llamadas tetracíclicas), como las de Solanum (solanáceas): un ciclo de sépalos, uno de pétalos, otro de estambres y el último de carpelos. mbién son usuales las flores pentac(clicas (llevan cinco ciclos) ya que, en este caso, presentan dos ciclos de estambres en vez de uno solo uno, como las flores de Lilium (liliáceas). Hay muchos otros casos, finalmente, en los que las flores presentan varios verticilos de estambres, como en Poncirus trifol’ata (rutáceas), en cuyo caso las flores presentan más de clnco ciclos. (González, A. M. ) En las angiospermas primitivas las flores son relativamente voluminosas y sobre el receptáculo cónico y alargado llevan, en disposición helicoidal o espiralada, numerosas piezas periánticas, estambres y carpelos.

En los grupos derivados, más evolucionados, se observa un progresivo empequeñecimiento (reducción) de las flores y una disminución del número de sus piezas (oligomerización). Se ha postulado que la base adaptativa de esta tendencia evolutiva es el desarrollo más rápido y un menor riesgo de daños cuando hay numerosas flores pequeñas que cuando hay pocas flores y frutos grandes y, por otro lado, na mejor integración espacial y formal de los órganos en las flores oligómeras que en las polímeras.

En relación con esta reducción y oligomerización se produjo un acortamiento del eje floral o receptáculo, de modo tal que, pasando por estados int oligomerización se produjo un acortamiento del eje floral o receptáculo, de modo tal que, pasando por estados intermedios helicoide-verticilados, se llegó finalmente a la posición uniformemente verticilada o c(cllca de las piezas florales. (Strassburger, 1994) Polinización Las flores de muchas especies de angiospermas están evolutivamente diseñadas para atraer y recompensar a una o ocas especies polinizadoras (insectos, aves, mamíferos).

Su gran diversidad en cuanto a forma, color, fragancia y presencia de néctar es, en muchos casos, el resultado de la coevolución con cada especie de polinizador. Atracción de los polinizadores La zoofilia que caracteriza a muchas angiospermas presupone que los animales polinizadores visiten las flores de manera regular y se detengan en ellas el tiempo suficiente; que las anteras y el estigma sean rozados o tocados con cierta frecuencia y que el polen quede adherido a los visitantes de modo tan perfecto que pueda llegar con la debida seguridad a los estigmas e otras flores.

El resultado de la zoofilia depende esencialmente de que los animales puedan reconocer las flores desde una cierta distancia y de que se vean compelidos a visitar durante un cierto tiempo las flores de la misma especie. Las flores zoófilas, entonces, deben poseer productos atractivos (cebos, como el polen y el néctar), medios de reclamo (tales como olores y colores) y, además, polen viscoso o adherente. En el curso de la evolución de las angiospermas se ha producido una diferenciación muy intensa de los medios de atracción y reclamo, así como de la forma de la flor; gracias a ello un número cada vez más