RENDIMIENTO DEL AJÍ DULCE (Capsicum chínense Jacq) APLICANDO FERTILIZANTE FÓRMULA 20-20-10 Y ABONO ORGÁNICO ESTIÉRCOL DE BOVINO

OF43 p AUTOR: Ángel Gómez Variable . 19 Modelo del diseño 20 Tratamientos….. Proceso de aleatorización…….. 21 Variables agronómicas a ser evaluadas… 22 Ejecución del experimento….. — 23 Plan del experimento. 24 Preparación de tierra — 25 Análisis estadístico… 26 RESULTADOS Y DISCUSION…………. 30 CONCLUSIONES… 38 39 REFERENCIAS… 41 ANEXOS. • • • • • Memoria fotográfica. ANEXO A. 42 Plano de la finca…. …… — ANEXO B. 3 ANEXO C. Croquis del ensayo. Análisis de suel ANEXO D. fertilizantes y estiércol de 6 Medición de altura de las plantas de ají dulce habanero (Capsicum hínense Jacq), cada 15 días por tratamiento…….. — 7 Resultados obtenidos en el experimento, expresados en 28 8 Resultados obtenidos del Análisis de la Varianza para Rendimiento – Sumas de Cuadrados de Tipo III… 9 Tabla de medias por mínimos cuadrados para Rendimiento con 95,0 intervalos de confianza…. 31 10 Contraste múltiple de rangos para rendimiento según tratamientos 32 3 43 tratamiento fue de 8 m2, y área total del ensayo de 280 m2 (20 m x 14 m). Los tratamientos evaluados fueron: TI (Testigo), T2 (Estiércol de bovino kg), T3 (Fertilizante químico formula 20-20-10 kg). El análisis estadístico arrojo que los tratamientos con el mejor rendimiento fueron los fertilizados con el producto químico, seguido de los abonados con estiércol de bovino.

En tal razón, esta investigación revela diferencias estadísticamente significativas con un nivel de significación (P < 0,05) con respecto al rendimiento del Ají dulce fertilizado con producto químico para un 95,0% de probabilidad. Concluyendo: Se observó efecto de la fertilización química sobre el desarrollo vegetativo de las plantas y sobre el desarrollo y crecimiento normal del fruto, lo cual se traduce en un incremento del rendimiento por tratamiento, en omparación con los tratamientos abonados con estiércol de bovino. Palabras claves: Ají, fertilizante 20-20-10, estiércol de bovino, rendimiento.

INTRODUCCION Los fertilizantes químicos aportan al suelo nutrientes minerales disponibles en forma inmediata, los abonos orgánicos aportan gradualmente tanto nutrimentos minerales como orgánicos y sirven de sustrato para los microorganismos; el aporte de nutrientes por los biofertilizantes es indirecto, acelerando su liberación de la materia orgánica (mineralización de N, p, S, B) o solubilizadores de minerales (P), o incrementando su absorción or las plantas (P, Zn++) o fijando N atmosférico, dependiendo de la clase de microorganismos; además, pueden suministrar hormonas y reguladores del crecimiento (Guerrero, 1990).

El ají dulce (Capsicum chínense Jacq), es propio del continente americano y se siembra como cultivo transitorio en zonas cafetaleras donde se considera una alternativa productiva sco y transfo importante debido a su de 4 43 considera una alternativa productiva importante debido a su demanda en fresco y transformado.

En Venezuela la situación económica y productiva del sector rural -especialmente el municipio Biruaca- necesita alternativas agrícolas que sean entables y sostenible en el tiempo, porque aun contando con una gran diversidad de recursos genéticos presentes en la zona y con características altamente productivas para la agricultura, su potencial no ha sido aprovechado en su totalidad.

Aunque los productores poseen un amplio conocimiento empírico sobre el cultivo, hacen falta elementos científicos que permitan construir un paquete tecnológico apropiado a la zona y permita planear la producción. Además, el ají dulce (Capsicum chínense Jacq), es una hortaliza que pertenece a la familia solanáceas y se encuentra difundida en el trópico. Adaptándose bien a diferentes condiciones climáticas, siendo más exigente a temperaturas altas que las demás solanáceas comerciales.

Entre todas las hortalizas es la más rica en vitamina C, además, confiere un sabor agradable a las comidas, de allí su importancia en la dieta diaria y su gran demanda en la actividad culinaria (FONAIAP, 1985). El futuro de este cultivo está en el oriente de Venezuela, tiene gran perspectiva por sus pocas exigencias de suelo, agua y nutrimentos, así como su alta resistencia a plagas y enfermedades. El método de propagación constituye la fase más mportante en la producción de plántulas cuando se emplea el método de trasplante.

Tradicionalmente en Venezuela no se ha dado la atención debida a esta etapa del proceso productivo (INIA, 2005). Los productores ubicados en el municipio Biruaca reconocen, que uno de los graves problemas que enfrenta la producción local, se encuentra en la falta de paquete tecnológico apropiado para la diferentes variedades, que contempl s 3 diferentes variedades, que contemple un plan de fertilización que se amigable con el ambiente y que también garantice un incremento de los rendimientos. or las razones mencionadas se propone la presente nvestigación, con la finalidad de contribuir al mejoramiento del rendimiento del ají dulce, mediante la aplicación de fertilizante fórmula 20-20-10 y abono orgánico estiércol de bovino. El valor práctico de la investigación consiste en determinar cuál de las formas de fertilización utilizada es la más adecuada y la que le permite incremento del rendimiento y el menor impacto al ambiente y por esa vía obtener mejor producción.

El trabajo se Justifica porque permite un mejor uso del espacio, obtener fruto de mejor calidad, impactar menos al ambiente y adquiere importancia, al generar información suficiente para los roductores agrícolas de la zona. El presente trabajo tiene como objetivo general evaluar el rendimiento del ají dulce (Capsicum chínense Jacq), aplicando fertilizante fórmula 20-20-10 y abono orgánico estiércol de bovino, en el fundo los Naranjos, sector Los Algarrobos, parroquia Biruaca, municipio Biruaca del estado Apure.

OBJETIVOS Objetivo General Evaluar el rendimiento del Ají dulce habanero (Capsicum Los Algarrobos, parroquia ‘cipio Biruaca del estado 6 43 respuesta del Ají dulce habanero (Capsicum chínense Jacq), a la aplicación de los fertilizantes utilizados para mejorar el endimiento, en el fundo los Naranjos, sector Los Algarrobos, parroquia Biruaca, municipio Biruaca del estado Apure. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA Estudios anteriores. La revisión de estudios anteriores relacionados con el tema en estudio, aporta informacion sobre el rendimiento del Ají dulce (Capsicum chínense Jacq.

Entre los trabajos relacionados con el tema se encontraron los siguientes: Rodríguez (2009), en su trabajo titulado efecto de la fertilización integrada (química, orgánica y biofertilización) sobre la nutrición y rendimiento del ají (Capsicum spp. ) en el Valle del Cauca». Tesis para optar al titulo de Máster en Ciencias Agrarias, Universidad Nacional de Colombia, sede Palmira, Valle del Cauca. Concluyendo: el análisis de resultados mostró, que en todos los tratamientos la fertilización de síntesis química + orgánica + micorrizas presentó los mejores resultados (P < 0. 1), seguido de los tratamientos a los que se aplicó la fuente de biofertilización (microorganismos solubili foro y fijadores de 7 43 nitrógeno). agricultores con el fin de incorporar el principio agroecológico para promover la sustentabilidad de los agroecosistemas y mejorar la calidad de vida de la población. Generalidades del cultivo Aji dulce Origen El cultivo Ají dulce (Capsicum chínense Jacq), es originario de América del sur, específicamente de la zona de Bolivia, Perú, Colombia y el Sur de los Estados Unidos.

Otras zonas productoras de esta variedad de ají incluyen a Guatemala, Belice, Costa Rica, Panamá, el sur de Europa y Estado Unidos ocupan el primer lugar en producción de pimientos o ajíes dulces. Europa figura en primer término en semiplcantes para la elaboración de paprika. Sus hallazgos arqueológicos en Tehuacán, Centro de México, datan de 6. 500 a 5. 000 años antes de Cristo. (Gómez y otros olaboradores 2011).

E j I a í dulce es una variedad que se cultiva en el oriente venezolano en los estados Sucre, Anzoátegui y Monagas, sin embargo ahora se cultiva en la zona central del país, es un fruto muy gustoso, de sabor intenso pero no picante, de forma globosa y de color rojo intenso al madurar (FONAIAP 1985). Taxonomía del cultivo. Gómez y otros colaboradores (201 1), menciona que el cultivo Ají (Capsicum chínense Jacq) presenta la clasificación taxonómica siguiente: Reino: Plantae Subreino: Tracheobionta Superdivision: Spermatophyta División: Magnoliophyta Clase: Magnoliopsida Subclase.

Asteridae Orden: Solanales Familia: Solanaceae 8 43 Subfamilia: Solanoideae siguientes: El sistema radical está compuesto por una raiz principal de la que salen raíces laterales y fibrosas, formando un conjunto que puede tener un radio hasta de 1. 5 m. Bajo condiciones apropiadas para el cultivo algunas ra[ces pueden profundizar hasta 2 metros; no obstante, la mayor parte (>80 %) del sistema radical se localiza entre los 10y 45 cm de profundidad.

El tallo es leñoso, forma normalmente un arbusto de hasta 1,5 m de altura; algunas variedades alcanzan tamaños superiores. Las hojas son ovoides, lisas, de color verde claro unos 8 cm de largo. Las flores son blancas o verdosas en la mayoría de las variedades, salvo en el C. pubescens, en que tienen un color violáceo. El fruto es una baya con varias celdas, las cuales están ligeramente unidas entre sí, pues los tabiques que las separan no están interconectados, varía en coloración y tamaño de acuerdo a la variedad, puede ser cúbico, cónico o esférico.

Cuando el fruto madura sus colores abarcan, según la especie, desde el blanco y el amarillo hasta el morado intenso, pasando por el naranja, el rojo brillante y el lavanda; el color verde es señal de inmadurez, unque muchas especies se consumen también de ese modo. La semilla de interior hueco, está dividido en dos o cuatro costillas verticales interiores que portan las semillas de color amarillo pálido. Sin embargo, la mayor cantidad de semillas se aloja en la parte superior, junto al tallo.

La carnosidad del pimiento también varía según la especie (FONAIAP 1985). Requerimientos climáticos El ciclo vegetativo del cultivo Ají depende de las variedades, de la temperatura en las diferentes épocas (germinación, floración, maduración), de la duración del cila y de la intensidad luminosa. El Aji para su crecimiento y desarrollo requiere temperatura mensual que oscile entre 180C a 220C, con d crecimiento y desarrollo requiere temperatura mensual que oscile entre 180C a 220C, con días cálidos y noches frescas.

La temperatura tiene rol importante en la floración, fecundación y formación de los frutos. Para la germinación, la temperatura mínima debe ser de 150C, la óptima se encuentra entre los 200C y 210C y la máxima de 350C (Rendón, 1 971 citado por Esparza, 2002). nfluencia de los factores edáficos El Ají se desarrolla adecuadamente en los suelos francos y profundos, aunque puede desarrollarse en suelos arenosos asta arcillosos, siendo muy sensible a suelos ácidos, requiere suelos con pH entre 5. 5 y 7. 0. Rendón, 1971 citado por Esparza 2002). Por arriba o por abajo de los valores indicados no es recomendable su siembra porque afecta la disponibilidad de los nutrientes. Es muy importante conocer y considerar el pH del suelo porque indica los rangos para el buen uso y asimilación de los fertilizantes y especialmente cuando sean de origen nitrogenado. Fertilizantes Los fertilizantes agrícolas consisten en una mezcla de compuestos de nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K+), elementos onsiderados como los macronutrientes básicos de las plantas.

También hay fertilizantes compuestos de elementos secundarios como el Calcio (Ca++), el Magnesio (Mg++) y el Azufre (S) y de otros elementos denominados menores (Solórzano, 2001). Según la ley del fertilizante: los fertilizantes son sustancias que se aplican directa o indirectamente a las plantas, para favorecer su crecimiento, aumentar su producción o mejorar su calidad (Guerrero, 1994). Los productos que se venden en el mercado pueden ser fertilizantes simples inorg tienen un sólo elemento 0 DF ‘3 mayor, entre los que dest o generalizado en el país