Perdición de lecturas

Perdición de lecturas gyaIcx1321 110R5pR 16, 2011 2 pagcs Es a través de nuestros padres que debemos adquirir el indispensable hábito de lectura que tanto necesitamos, el cual a su vez nosotros en su momento promoveremos en nuestros hijos para estimular ese maravilloso hecho de tomar un libro en nuestras manos y disfrutar de la magia de sus páginas.

El leer brlnda el sentido que la vida a veces tanto necesita, enriqueciendo nuestra experiencia cotidiana a veces sin darnos cuenta y facilitando la comprensión de un sinfín de aspectos. Abre las puertas a la cultura, a mundos desconocidos y atractivos, a la creatividad, a la crítica, mejorando nuestra condición como seres humanos.

Por otro lado fomentar la lectura se ha convertido en verdadero problema, ya que no todos contamos con la iniciativa por parte de nuestros padres y mucho menos de nuestros profesores y del ámbito escolar; esta i ora e que ser de gran , e ación para darnos importancia desde lo rL to View nut*ge cuenta del gran valor e 00 Un buen lector lee p además los a chispa en su vida, to next page uenos lectores suelen ser sobresalientes en los ambientes académicos con esa pasión por la lectura que los distingue de los demás.

La problemática del rechazo de los niños hacia la lectura reside en la socialización, la escolaridad y en algunos enigmas cotidianos de la vida.

Una paradoja muy interesante es la que menciona Richard Bamberger -y tiene toda la razón- es que «muchos niños no leen libros por qué no saben leer bien pero no saben leer bien porque no leen libros» El acto de estimular y desarrollar la lectura es una ganancia que omenta un buen numero de habilidades; pero cuando pretenden enseñarnos el hábito de lectura de una manera fría se vuelve aburrida, y lo peor de todo es que lo vemos como un castigo; sin embargo no nos damos cuenta que estamos mal, hay que empezar por dejarnos seducir por el poder que desprenden los libros de una forma libre, espontánea y sobre todo con gusto, así nos daremos realmente cuenta que leer por el simple placer de hacerlo se convertirá en una gran experiencia que nos acompañará para toda la vida.