Mendokiki

Mendokiki gy mcndokiki ACKa6pR 03, 2010 2 pagcs La aparición de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación han provocado cambios importantes en las formas de ser y de actuar, tanto en el nivel individual como social.

Si bien han generado procesos de cambios transcendentes frente a las formas de acceder a la Informaclón, también promueven una distancia sustancial entre el sujeto y el conocimiento, entre las instituciones y los procedimientos, entre el hacer tradicional y el hacer tecnológico, que marcan puntos de nflexión destacados, a la hora de considerar su utilidad y su valoración en los diferentes contextos sociales.

Los varios discursos sobre las nuevas tecnologías imprimen sus variables de oportunidad y relevancia en la mejora de los rocesos de los resultados, señalan las posibilida uso y favorecen el pa desarrollo en los um las áreas de la vida s (política, económica, ora les d de acelerado or su presencia educativa, etc. ) lo que infiere que su aparición, instalación y permanencia están aseguradas como objetivo entral de la acción humana para el presente siglo.

Uno de los aspectos más relevantes es su silenciosa pero segura intromisión en las distintas esferas de la actividad Swipe to View nexr page social, lo que impregna cambios invisibles en las formas de socialización y de educabilidad instituidas. Esto implica articular los viejos esquemas con nuevas representaciones de lo social que imprimen en su seno, el cambio.

Las nuevas tecnologías, que podríamos definir como sistemas y ecursos para la elaboración, almacenamiento y difusión digitalizada de información basados en la utilización de tecnología informática, están provocando profundos cambios y transformaciones de naturaleza social y cultural, además de economicos. Nuestras sociedades están tomando conciencia de que la tecnolog(a en sí misma es generadora de procesos de influencia sociocultural sobre los usuarios individuales y sobre el conjunto de la sociedad.

La tecnología en general, y especialmente las enominadas nuevas tecnologías (redes de ordenadores, satélites, televisión por cable, multimedia, telefonía móvil, videoconferencia) afectan no sólo a la modificación y transformación de las tareas que realizamos con ellas, sino que también tienen consecuencias sobre nuestra forma de percibir el mundo, sobre nuestras creencias y sobre las maneras de relacionarse e intervenir en él, transformando sustantivamente nuestra vida social y cotidiana (Postman, 1994; Echevarría, 1995; Area, 2000).