Manuel díaz rodriguez y su novela «idolos rotos»

Manuel Díaz Rodríguez Nace en Chacao (Edo. Miranda) el 28. 2. 1871 Muere en Nueva York (Estados Unidos) el 23. 8. 1927 Escritor, médico, periodista y político. Es considerado por muchos estudiosos como uno de los mayores representantes de la prosa modernista hispanoamericana. Fueron sus padres Juan Díaz Chávez y Dolores Rodríguez, inmigrantes canarios llegados a Caracas en 1842. En 1891 se gradúa como médico en la Universidad Central de Venezuela.

En cuanto a su iniciación literaria, la misma data de la última década del siglo XIX cuando viaja por distintos países de Europa (1892-1896). En tal sentido, vive en París y en Vie org regreso a Venezuela 96 su primer libro, inclu un àh Cojo Ilustrado, «Alred distanciamiento mod lica onales a Italia. A su es de viaje. Éste, anteriormente en El cual se manifiesta su n sus Confidencias de psiquis y en 1898 aparece De mis romerías, último libro del ciclo de viajes. También publicados en El Cojo Ilustrado, «Los cuentos de color» son finalmente reunidos en un volumen que aparece en 1899.

Ese mismo año se casa en Caracas con Graziella Calcaño y viaja nuevamente a París. En este período el escritor e apartará de los temas foráneos para plasmar en su primera novela, [dolos rotos (1901), precisamente el conflicto de quien vuelve de tierras lejanas y confunde a Caracas con una Florencia venida a menos. En 1902 publicó Sangre patricia, otro retrato del desarraigo donde el SWipe 10 el ausente muere en el viaje de regreso, sin alcanzar las costas modernas.

Tras publicar esta segunda novela y a raíz de la muerte de su padre, Díaz se hace cargo de la hacienda heredada, situada en los alrededores de Chacao. Entre 1903 y 1908 comparte su tiempo entre las labores agrícolas y literarias. Finalmente pone fin a su retiro rural con la publicación de Camino de perfección, libro donde expone la realización de su ideal literario: el ajuste perfecto entre la idea y la palabra. En 1908 llega al poder Juan Vicente Gómez. Díaz Rodríguez se convierte en su colaborador y da comienzo a su trayectoria poltica.

Durante diecisiete años ocupa diferentes altos cargos en la administración de Gómez, como vicerrector de la Universidad Central de Venezuela, dlrector de Instrucción y Bellas artes (1 gl 3), Ministro de Relaciones Exteriores (1914), Senador por el Estado Bolívar (1915), Ministro de Fomento (1916), Presidente del estado Nueva Esparta (1925) y presidente del Estado sucre (1926). En 1909 entre a dirigir el diario El Progresista y es nombrado vicerrector de la Universidad Central de Venezuela.

Director de Educación Superior y de Bellas Artes en el Ministerio de Instrucción Pública (191 1), ministro de Relaciones Exteriores (1 91 4), Senador por el estado Bolívar (1915) y ministro de Fomento (191 5), es nombrado rmnistro plenipotenciario de Venezuela en Italia (1919-1923). En 1921, publica su última novela, Peregrina o el pozo encantado. Presidente del estado Nueva Esparta (1925) y presidente del estado Sucre (1926), viaja a Nueva York en 1 927 para tratarse una afeccion en la garganta, muriendo lamenta (1926), viaja a Nueva York en 1927 para tratarse una afección en la garganta, muriendo lamentablemente en dicha ciudad.

Sus libros de viajes, el conflicto del desarrollo plasmado en sus novelas, su marcado «preciosismo» o «estillsmo», el hondo psicologismo de su narrativa, introducen a la literatura venezolana de su época un aire de vigencia y universalidad en momentos en que aquélla se encontraba todavía circunscrita al ostumbrismo y la visión aldeana. Díaz Rodríguez es considerado por muchos como uno de los más altos representantes de la prosa modernista en nuestro país e Hispanoamérica. En 1926 fue incorporado como miembro de la Academia Nacional de la Historia.

El Modernismo En la literatura en lengua española, el término modernismo denomina a un movimiento literario que se desarrolló entre los años 1880-1910, fundamentalmente en el ámbito de la poesía, que se caracterizó por una ambigua rebeldía creativa, un refinamiento narcisista y aristocrático, el culturalismo cosmopolita una profunda renovación estética del lenguaje y la métrica. Se conoce por modernismo a la forma hispánica de la cnsis universal de las letras y del espíritu y que se manifiesta en el arte, la ciencia, la religión y la poltica.

En ciertos aspectos su eco se percibe en movimientos y en corrientes posteriores. El Modernismo es objeto de distintas interpretaciones, con estas dos posturas fundamentales: La más restrictiva lo considera un movimiento literario bien definido que se desarrolló entre 1887 y 1910. La más amplia consldera que el modernismo no es sólo un ovimiento literario sino toda una época y la actitud amplia considera que el modernismo no es sólo un movimiento literario sino toda una época y la actitud que le sirvió de base.

Conciliando ambas, cabría definir el modernismo literario como un movimiento de ruptura con la estética vigente que se inicia en torno a 1 880 y cuyo desarrollo fundamental alcanza hasta la Primera Guerra Mundial. Tal ruptura se enlaza con la amplia crisis espiritual de fin de siglo. La temática modernista revela, por una parte, un anhelo de recreacion de armonía frente a un mundo inarmonico, y así un nsia de plenitud y perfección; y, por otra parte, una búsqueda de raíces en la crisis que produjo un sentimiento de desarraigo en el escrltor, quien se presenta como guía capaz de mostrarle al hombre común los valores verdaderos.

Los temas tratados son muy variados, pero estos son algunos de los más recurrentes: La desazón típica del romanticismo: el hastío de la vida y una profunda tristeza, junto a la melancolía y la angustia. Búsqueda de la soledad y rechazo de una sociedad. El escapismo, evasión de la realidad del tiempo y del espacio. El amor y el erotismo, con cierta idealización del amor y de la ujer. El tema del amor imposible se presenta con diferencias respecto al ideal romántico. Hay un contraste entre el profundo y delicado amor y un intenso erotismo.

Visión General sobre la novela ídolos Rotos ídolos rotos es una novela del escritor venezolano Manuel Díaz Rodríguezy publicada en 1901. Está considerada como una de las novelas más pesimistas que se hayan escrito en Venezuela, ya que la vida caraqueña es presentada en sus aspectos social, politico y cutur Venezuela, ya que la vida caraqueña es presentada en sus aspectos social, politico y cutural con una actitud derrotista, en onde se renuncia a toda posibilidad de salvación.

El tema central de la novela es el fracaso del personaje Alberto Soria en su afán de imponer en Venezuela sus ideales de artista en medio de una imagen de la decadencia total del país. En la novela se señalan los diferentes problemas de la sociedad a través de contenidos actanciales de personajes bien definidos: Alberto Soria, el artista incomprendido; Teresa Farra, la mujer adúltera; el general Galindo, el político oportunista; Emazábel, el luchador social Desde el punto de vista formal la novela está estructurada en cuatro partes y quince captulos.

La primera parte comienza con la llegada después de cinco años de ausencia de Alberto Soria quien regresa de parís, llamado urgentemente motivado a la repentina gravedad de su padre, Don Pancho Soria. Alberto Soria desde el comienzo de la novela se perfila como un personaje hipersensible, con una conducta enfermiza y cambiante, desarraigado del país y poco conocedor de los problemas del mismo. Hab(a ido a Europa a estudiar ingeniería, pero una vez en París abandona los estudios y se hace escultor.

En su primer contacto con Caracas manifiesta su choque con el medio, se siente inadaptado e inconforme, le molesta el ucio de las calles y el pésimo gusto arquitectónico que priva en la ciudad. Por boca de Rosa y Pedro, sus hermanos, se va dando cuenta de la mediocridad reinante y de la infelicidad en que se desenvuelve el hogar paterno. En la segunda parte de la novela comienza a cump infelicidad en que se desenvuelve el hogar paterno. En la segunda parte de la novela comienza a cumplirse en el personaje Alberto Soria el proceso de desadaptación total con el ambiente venezolano. rmero en la familla, ya que su padre le confiesa su infelicidad por no haber logrado sus aspiraciones en sus hijos. Después se entera del drama de su hermana Rosa, casada con Uribe, quien es de baja condición humana, amigo del juego y los engaños; y se da cuenta de la pobre personalidad de su hermano Pedro, quien se mueve de acuerdo a los vaivenes de la política. El clímax de la crisis llega cuando Alberto descubre que en Venezuela se duda de su condición de artista, por lo que decide transformarse en un verdadero creador, pero vacila y se ve asaltado por temores y dudas. oco a poco se va aislando de la gente hasta que se reúne únicamente con intelectuales inconformes que piensan como él, con quienes forma un círculo e reacción contra el ambiente de la época. En la tercera parte el personaje presenta un aparente cambio de conducta, debido al amor por Marta Almeida. Todo hace pensar en un cambio de actitud ya que Alberto intensifica su actividad como escultor y concluye una Venus Criolla que no lo satisface completamente. Aún así, monta una exposición en un café cercano a la Plaza Bolívar de Caracas, sin lograr éxito alguno.

De pronto Alberto Soria sufre un cambio inexplicable en relación al amor que siente por Maria Almeida y pasa por extraños estados de ánimo, debido a celos infundados, productos de su maginación. La tercera parte de la novela se cierra con la muerte del padre de Alberto. La cua La cuarta parte de la novela presenta la narración del comienzo y evoluclón de los amores entre Alberto Soria y Teresa Farías, mujer adúltera de extraña personalidad. Alberto comienza a hacer una escultura de su amante, pero pronto es descubierto por su novia y su hermana.

De pronto estalla una nueva guerra civil que sume al país en la anarquía. Al triunfar la revolución el país cae en manos del populacho y la soldadesca; Alberto se dirige a la Escuela de Bellas Artes, convertida en cuartel, y contempla us obras mutiladas y profanadas por los soldados. En entonces cuando renuncia a todo y decide emigrar para poner a salvo su ideal de belleza. El Criollismo El criollismo: Esta actividad literaria llamada también «regionalismo» se afianza en Hispanoamérica en las tres primeras décadas del siglo XX.

Los escritores muestran una definida posición nacionalista en el arte y una conciencia literaria madura. Son americanistas también, en cuanto se desentienden del peso de las tradiciones europeas y centran su interés en nuestro continente. A diferencia de los americanistas del período romántico Echeverría y otros) y de los indigenistas de la misma época ( Zorrilla de San Martín y otros), ponen su objetivo en el paisaje antes que en los individuos.

Por esto son notoriamente descriptivos. Además, los personajes de sus obras son por lo común víctimas de esa naturaleza americana, brutal, inhóspita y grandiosa. Asimismo, son excelentes artistas que dominan la técnica de la novela, el relato o el cuento, ya ma artistas que dominan la técnica de la novela, el relato o el cuento, ya maduros por esos años en Hispanoamérica, después de la maestría literaria que habían revelado en sus obras los poetas y rosistas del modernismo.

Continúan esta tradiclón modernista de hacer verdadero arte escrito, pero con contenidos nacionales, antes que los cosmopolitas preferidos por sus predecesores. Características Dominan el manejo de la lengua y conocen a fondo los regionalismos de vocabulario sintácticos, que usan sin prejuicios en sus obras. Los diálogos se caracterizan por la fidelidad a las hablas locales. Finalmente, conocen a fondo la psicología de los habitantes de esas regiones, y los presentan con exageraciones o idealizaciones irreales.

Los más grandes representantes del movimiento riollista en Hispanoamérica fueron Rómulo Gallegos, Francisco Lazo Martí, (Venezuela), José Eustasio Rivera (Colombia), Horacio Quiroga (Uruguay-Argentina), Ricardo Güiraldes y Benito Lynch (Argentina). Visión General de la Novela en este País es un intento de lograr una visión de totalidad sobre el complejo fenómeno de la novelística venezolana de este periodo. para conseguir tal objetivo se ha tomado el «personaje novelesco», como punto central donde confluyen los intereses del escritor, del lector y de la sociedad venezolana en general.

Por medio de este estudio comprenderemos la evolución que sufrió el ersonaje en la novela venezolana del siglo xix y comienzos del siglo xx, el desarrollo de la novela misma como género literario en la búsqueda de su autenticidad, y sobre todo, descubriremos y apreciaremos el punto común literario en la búsqueda de su autenticidad, y sobre todo, descubriremos y apreciaremos el punto común donde novela y sociedad venezolana se unieron para emprender juntos la búsqueda de su identidad y su ser.

La novelística venezolana del siglo xix y comienzos del siglo xx exige la participación de una crítica no tradicional, diferente, resca, que pueda combinar la rigurosidad histórica con la imaginación creativa, que sea capaz de generar un discurso comprensible y, a la vez, poético, y que ese discurso pueda nacer desde los espacios cálidos de la literatura misma. ?se es el compromiso de este trabajo: darle a la novelística venezolana la posibilidad de que hable, interrogue, discuta o calle. Devolverle su autonomía y encanto, muchas veces mutilados por la exagerada, y casi dependiente utilización, de otras disciplinas ajenas a ella misma, que en vez de acercarnos a su comprensión, nos aleja inevitablemente.

Este artículo es el resultado de un proyecto de investigación mucho más amplio titulado: La Literatura y el escritor venezolano: paradigmas de totalidad en la significación de la realidad sociocultural venezolana, y también es producto de una conferencia que dictara el 27 de octubre de 1997 en Holguín, república de Cuba, en el marco de la «V Fiesta de la Cultura Iberoamericana». En aquella oportunidad desarrollé la disertación enumerando varias novelas, pero en esta ocasión, por razones de espacio, he omitido algunos títulos, limitándome a mencionar ciertas obras representativas de nuestra novelística.