Lectura hist

Lectura hist gy anaguttcr na-R6pR TE, 2011 | S pagos Historia de México Lectura 4c Nombre: El Porfiriato Las finanzas públicas y el desarrollo económico Porfirio Díaz heredó una hacienda pública en quiebra. Las deudas con el extranjero y con prestamistas nacionales eran considerables; los ingresos aduanales se entregaban a los acreedores de la naciorv al unos im uestos ertenecían a los Swp to page estados y no beneficl ors se oponían a la creac c» arreglo de las finanza os mi destaca Matías Rome recurrieron a diversa s contribuyentes _as cales.

Para el Ha nda (entre los cuales ? Yves Limantour) tos públicos y administraron los recursos de forma cuidadosa. Ejercieron mayor control de los ingresos. Crearon nuevos impuestos que, a diferencia de la etapa anterior, no gravaban u obstaculizaban el comercio. Por último, gracias a un nuevo préstamo, reestructuraron la deuda interna y externa, lo cual a su vez les permitió ganar la confianza del exterior y de los inversionistas y obtener otros empréstitos e inversiones. Por otro lado, la transformación en los sistemas productivos fue sorprendente.

En respuesta a un contexto internacional favorable, Díaz buscó que el país se ligara a la economía internac internacional como exportador de productos agrícolas o minerales, pero también fomentó el desarrollo de la industria y el comercio interior. Al comenzar el porfiriato el mercado nacional estaba restringldo (produc(an casi todo lo que consumían) y por lo tanto, compraban o vendían muy poco. Era necesario multiplicar la producción y estimular el comercio. para ello se necesitaba una infraestructura legal, inversiones o instituciones crediticias, medios de transporte y comunicaciones.

Empezaremos por las leyes. En esta etapa se expidió un código comercial que permitió contar con una reglamentación clara. Además se eliminaron las alcabalas que encarecían los productos y obstaculizaban el intercambio a distancia. A ello se unió una política de subsidio a la industria o a la construcción de obras públicas y de transporte, así como, en ciertos años y para algunos sectores industriales, una política proteccionista que gravaba los productos extranjeros que competían con los mexicanos.

Mayor reto implicaba la obtención de recursos gubernamentales. En los primeros años el Estado no tenía dinero. Sólo hasta la segunda etapa del porfiriato, una vez logrado el superávit, pudo intervenir en obras públicas y de comunicaclones. por ello, en la primera etapa fue imperativo recurrir al exterior. El gobierno federal y los estatales ofrecieron generosas concesiones y una legislación que garantizaba un amplio margen de utilidades. Gracias a RI_IFS concesiones y una legislación que garantizaba un amplio margen de utilidades.

Gracias a ello se atrajeron un considerable monto de inversiones. Muchos de estos recursos se emplearon en puertos y, sobre todo, en ferrocarriles. Cuando Díaz llegó al poder únicamente existía la línea que comunicaba a México con Veracruz y que medía 640 kilómetros. El resto de los trayectos se recorrían en caballo o mula, con lo cual los viajes resultaban lentos, solo podían hacerse en algunas temporadas del año y sufrían el ataque de bandoleros.

Durante el porfiriato las vías aumentaron a un ritmo de 12% al año; en 1885 existían 5 852 kilómetros y para 1910, 19 280 kilómetros. Con el fin de atraer la inversión, los gobiernos estatales ofrecían exención de impuestos y tierras. Las líneas se construyeron fundamentalmente con capital estadounidense (42%), pero para contrarrestar su influencia y garantizar la competencia y garantizar la competencia el gobierno promovió contratos con Inglaterra (que llegó a controlar el 35%).

Para 1906 se originó Ferrocarriles Nacionales de México (monopolio estatal). puertos y ferrocarriles favorecieron el comercio exterior, pero también el interior. México comerciaba con Estados Unidos, Europa y el Caribe; exportaba metales y productos agropecuarios en un volumen creciente, que pasó de 40. 5 millones de pesos en 877 a 287 en 1910. Importaba también en cantidades crecientes, maquinaria y herramientas, artículos man 31_1fS 1910. Importaba también en cantidades crecientes, maquinaria y herramientas, artículos manufacturados y algunos combustibles.

De hecho, el trazado ferroviario, realizado por compañías extranjeras, respondió al interés por fomentar un intercambio comercial con Estados Unidos. A pesar de ello el ferrocarril trajo también enormes beneficios al comercio nacional. El aumento del comercio vino acompañado por una multiplicación de la producción agr[cola, minera e industrial. En la agricultura el sector que experimentó mayor desarrollo fue el de exportación, con la producción de henequén, caucho y café. En cambio, la agricultura destinada a la producción de alimentos sufrió un retroceso.

La producción de trigo, cebada, frijol y chile en 1910 era la misma que en 1 877, a pesar del notable aumento de la población. De ahí que los alimentos se encarecieran y productos como el maíz tuvieran que importarse. También experimentó un impresionante desarrollo la minería de exportación, que se concentró en los estados de Sonora, Chihuahua, Sinaloa y Durango. Gracias a capitales extranjeros aumentó la extracción de oro y plata. A principios del siglo XX se sumó la explotación petrolera. Otro sector de gran importancia fue la industria.

A partir de 1890 iniciaron industrias modernas, propiedad de sociedades de empresarios, que operaban con máquinas movidas por energía hidráulica, vapor o electricidad, y que tenían una mayor productividad. En gene 406 S movidas por energía hidráulica, vapor o electricidad, y que tenían una mayor productividad. En general, las fábricas se concentraban en Nuevo León, Jalisco, Puebla, Veracruz y la ciudad de México, se dedicaban a la producción de cerámca, cigarros, calzado, cerveza, textiles, papel o vidrio.

Así la industria que más se desarrolló fue la ligera, orientada a bienes de consumo. Otros tipos de industria experimentaron un desarrollo menor y más tardío; destaca en este campo la Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey. El contraste entre la agricultura de exportación y la de consumo, y entre la industria ligera y la pesada refleja un aspecto de la deslgualdad imperante en el plano de la economía. A ello se sumó la desigualdad geográfica, pues algunas regiones se desarrollaron ás que otras.

Entre ellas el norte, que contó con una economía diversificada (agricultura, ganadería, minería e industria), con una población mayoritariamente urbana y con el mayor índice de alfabetización en el país. En suma, en esta etapa México se convirtió en un importante exportador de materias primas, además de que se produjo en el país la prmera revolución industrial. Sin embargo, se trató de un desarrollo desigual, que benefició sólo a algunos sectores, reglones y grupos. Tomado de: Nueva Historia Mínima de México, El Colegio de México. Págs. 208 a 213 SÜFS