Factores Determinantes De La Inversión Extranjera Directa En Algunos Países De Latinoamérica

Factores determinantes de la inversión extranjera directa en algunos países de Latinoamérica Jesús Mogrovejo* Resumen El trabajo de investigación pretende exponer los determinantes que motivan a las fir diecinueve países lati de los factores condi intrínsecas de estos así de los factores int OF34 Svípe nextp r y operar en los nte bajo el enfoque an las características la inversión y no rsoras.

De esta manera, en el presen e es u 10 se ra a e corroborar en qué medida la Inversión Extranjera Directa (IED) depende del tamaño de mercado, la apertura comercial, el riesgo-pais, los costes aborales de estos países y las entradas atípicas de inversiones (privatizaciones y entradas inesperadas de IED). En este contexto, primero se realiza una breve descripción teórica para luego dar paso a un análisis descriptivo, el cual es formalizado por modelos econométricos que contemplan datos de panel para diecinueve países, cuyo espacio temporal pretende abarcar los años comprendidos entre 1990 y 2003.

Abstract The research work pretends to expose the determinant factors that encourage foreign firms to invest and operate in the nneteen latin-american countnes, solely, by the conditionng he country risk, labour costs of these countries and the atypical investments inputs -privatization and unexpected FDI inputs In this context, a brief theoretical description is done in order to give way to a descriptive analysis, which is formalized by econometric models that contemplate panel data for nineteen countries and with a timeframe comprised between 1990 and 2003. . Introducción A partir de la década de los años noventa, América Latina ha renovado el interés mundial para ocupar una posición relevante en la recepción de flujos internacionales de inversión, los mismos ue se concentraron en países de la región por presentar los mejores desempeños comparativos para atraer la Inversión Extranjera Directa (IED). La IED sólo representa una acción dentro de las varias maniobras de expansión mundial de algunos emprendimientos empresariales capaces de localizarse fuera de sus economías de origen.

Estas acciones repercuten y se hacen imprescindibles en aquellos paises que carecen de recursos financieros y tecnológicos. En general, los países receptores de IED esperan que ésta genere creación de empleos, contacto con nuevas ideas, tecnologías y prácticas de trabajo, mayores recaudaciones mpositivas, fomento y creación de tejidos industriales, etc. , y por ende, todos los beneficios que pueden ser encausados para mejorar el bienestar de sus sociedades.

Al margen de los efectos positivos de la IED, ésta posee en sí misma una enorme trascendencia porque, a diferencia de los movimientos financieros de capital, la firma que decide invertir en el extranjero adopta mayores compromisos con los países huéspedes de dicha inversión, frente a otras alternativas de internacionalización de sus operaciones (Buckley y Cas 34 inversión, frente a otras alternativas de internacionalización de us operaciones (Buckley y Casson, 1981).

De la manera planteada, es posible diferenciar dos núcleos explicativos: la firma extranjera y la economía que es objeto de la inversión. El presente artículo sólo pretende aclarar los motivos generales que permiten a las empresas inversoras localizarse en diecinueve países latinoamericanos, para conocer las causas que determinan que los inversores externos efectúen sus actividades en un país determinado y no en otro.

Esta investigación se sustenta en la hipótesis general de que existen factores generales determinantes de la IED en los países studiadosl, los cuales se hacen más específicos cuando se Imitan a convenios de complementariedad económica tales como la Comunidad Andina, el MERCOSUR-Chile y el bloque de países centroamericanos, caribeños y México En cuanto al orden del presente trabajo, éste se divide en cinco secciones.

Luego de esta introducción, se presenta una breve revisión teórica de los principales fundamentos de la IED En el punto 3 se aborda un análisis descriptivo de la IED, en el que se explica su evolución de una manera global y sectorializada. En el punto 4 se efectúan los modelos econométricos. Por último, en l punto 5 se consignan las conclusiones más importantes del presente estudio. 2. Fundamentos teóricos Los motivos que viabilizan la inversión extranjera y sus consecuencias han sido objeto de construcción de diversas teorías.

Sin embargo, éstas se encuentran delimitadas por las características de las industrias y sus formas de relacionamiento interno y externo. Como todas las ciencias sociales, los investigadores que han procurado un método científico para analizar la IED se han 34 ciencias sociales, los investigadores que han procurado un método científico para analizar la IED se han limitado a la nducción a partir de casos observados Por lo tanto, sin la posibilidad de una experimentación controlada, tenemos que basarnos en la interpretación de la evidencia, lo que supone que no es posible obtener una respuesta exacta.

Es así que la teoría, con un aval científico medianamente reconocido, mantiene dos tendencias reveladas: la primera es que se cierne sobre la industria manufacturera y la segunda que proviene de realidades de los países industrializados. De acuerdo a las estadísticas disponibles por la United Nations Conference Trade and Development (UNCTAD), cerca del 90 or ciento de los flujos de IED son realizados por firmas con características oligopólicas, puesto que las mismas detentan grandes segmentos de mercado, por poseer fortaleza financiera y todas las ventajas que generan la propiedad de patentes y tecnología.

Esta situación ya habría sido Identificada por Hymer (1972) y Dickenson (1967), aduciendo que los mercados mundiales ya se encontraban en una situación monopolística en la primera mitad del siglo XX. Otros autores, como Bergstrand, (1985). Krugman (1992) y Markusen y Venables (1996), han insistido en que las restricciones del libre tránsito e bienes y factores de producción, la cercanía o lejanía a los centros económicos mundiales y las diferencias culturales también formarían parte de los determinantes de la IED. or consiguiente, el conjunto de explicaciones de la IED podría contener un vasto alcance analítico, situación que ocasiona la carencia de una metodología apropiada. Por ello, Dunning (1977) propone un marco analítico que explicita las condiciones y mecanls 4 34 ello, Dunning (1977) propone un marco analítico que explicita las condiciones y mecanismos necesarios para que una firma pueda localizarse en una economía extranjera.

A esta metodología la ha denominado «enfoque ecléctico», y se sustenta en tres elementos: ventajas de propiedad, ventajas de localización e internalización de las ventajas de propiedad. La secuencia explicativa es la siguiente: para que se produzca la IED, la firma propietaria de ventajas que la hacen competitiva en los mercados donde se desempeña las internalizará para tomar el control de sus actividades en el extranjero. Esto si las condiciones de ubicación y localización de las economías a donde se dirige son lo suficientemente atractivas para generar potenciales beneficios.

Es asi que las empresas que deseen invertir en otras economías deberán evaluar todos los aspectos de las potenciales economías huéspedes. Tomarán en cuenta los tamaños de mercad02, la dotación de factores de producción3, las particularidades de los sistemas institucionales4, la infraestructuras y la estabilidad macroeconómica6. Sobre la base de este contexto, Dunning (1994) clasifica a la IED, de acuerdo a su motivación de localización, en cuatro grandes elementos: 1. Búsqueda de recursos naturales, 2.

Búsqueda de mercados, 3. Búsqueda de eficiencia, 4. Búsqueda de activos estratégicos. Cierto es que estos objetivos no son excluyentes entre sí, y también que los mismos se encuentran en función al tipo de industrias. Las dos primeras modalidades aluden, en general, a los objetivos de la inversión inicial de una Empresa Transnacional (ET), que no precisan mayor explicación, en tanto las dos restantes corresponden, básicamente, a modos de expansión de una firma ya establecida.

Las las dos restantes corresponden, básicamente, a modos de expansión de una firma ya establecida. Las Inversiones para la búsqueda de mercados son seguidas con frecuencia de inversiones basadas en la búsqueda de eficiencia, n las cuales se trata de racionalizar la producción para explotar economías de especialización, a través de la IED, en países dotados de factores menos caros con relación a su productividad.

Tanto los procesos de integración regional como la reducción de los costos de transporte y los avances en las telecomunicaciones favorecen este tipo de estrategias, ya que frecuentemente se materializan a través de procesos de complementación, tanto comercial como productiva, de las operaciones filiales- corporación transnacional.

El objetivo central de las estrategias de búsqueda de activos stratégicos es adquirir recursos y capacidades que pueden ayudar a la firma inversora a mantener y acrecentar sus capacidades competitivas en los mercados regionales o globales, como la búsqueda de tecnologías y conocimientos específicos, estructuras organizacionales, acceso a canales de distribución, marketing destinado a diferentes culturas, etc.

En cuanto a las estrategias de integración de las firmas, se configurarán los tipos de inversión que se realizarán, bien sea en una estructura vertical -añadir una etapa al proceso productivo ya sea antes o después de la actividad final de la empresa- u orizontal -producción de la misma linea general de bienes como los producidos en la economía de la firma inversora.

En los modelos de integración vertical la producción que da origen a la IED se encuentra separada en diversos parses y economías debido a la existencia de diferentes dotaciones de factores en las diversas localiza 6 34 factores en las diversas localizaciones de la cadena productiva (Helpman y Krugman, 1985). La decisión de invertir en el exterior es explicada por la necesidad de la empresa de acceder a factores de bajo costo en algunas economías extranjeras.

Entonces, la consecuencia lógica es que las firmas separarán su producción en diferentes segmentos o etapas, ubicando cada etapa en la localidad internacional de menor coste e intercambiando insumos Intermedios y componentes entre las distintas ramas. Este tipo de integración expone en gran medida el origen de los flujos intraindustriales y del comercio intrafirma, al producirse importaciones de partes y piezas o insumos intermedios de las filiales desde sus casas matrices u otras filiales con mayor autonomía y desarrollo.

Los modelos de integración horizontal explican la presencia de a ‘ED a partir de la manifestación de firmas que poseen varias plantas de producción en diferentes países, reproduciendo bajo distintas intensidades la planta matriz. Markusen y Venables (1996) indican que las firmas apreciarán la proximidad de los demandantes al momento de decidir internacionalizarse.

De acuerdo con ia «hipótesis de proximidad-concentración», desarrollada y formalizada por Brainard (1997), las estructuras industriales horizontales prevalecerán cuando más elevados sean los costos de transporte y cuando las barreras arancelarias y de inversión sean bajas Además, lo anterior se complementará i el porcentaje de gasto en economías de escala en la planta filial es bajo con relación a las economías de escala en el ámbito corporativo.

Así es que las estrategias de la búsqueda de mercados dan lugar a este tipo de filiales, c 7 34 corporativo. Asi es que las estrategias de la búsqueda de mercados dan lugar a este tipo de filiales, con excepción de las actividades de investigación y desarrollo, que tienden a centralizarse en el origen geográfico de sus capacidades tecnológicas. La combinación de las estrategias mencionadas es denominada estrategia compleja.

La UNCTAD (2001) indica que las ET han mpezado a transformar a sus filiales en parte integrante de las redes de distribución y producción, las que a su vez se integran regional y globalmente y se van ajustando de acuerdo a la coyuntura entre las diversas economías donde se localizan. Como se puede distinguir, se enfatiza en los determinantes de la localización, ya que para el caso del presente estudio, especialmente en la sección econométrica, resulta una herramienta útil para analizar los procesos de la IED en su focalización en gran parte de Latinoamérica. 3.

Inversión Extranjera Directa recibida por diecinueve países de Latinoamérica A partir de la década de los noventa, las reformas liberales y la estabilidad macroeconómica mejoraron significativamente la percepción de los inversores extranjeros, a pesar de los problemas financieros que afectaron a la región7. Pese a todo, la coyuntura de la liberalización de los mercados enmarcaba las nuevas oportunidades suscitadas, principalmente por la privatización de las empresas públicas, la ola de fusiones y las concesiones otorgadas por los gobiernos latinoamericanos a firmas extranjeras.

Esto viabilizó una importante entrada de IED y obligó a subsecuentes inversiones para modernizar y expandir las mpresas que cambiaron de propiedad. Las adquisiciones bien pueden relacionarse a las privatizaciones del sector público, pero las fusion bien pueden relacionarse a las privatizaciones del sector público, pero las fusiones son relacionadas con el sector privado. Con la profundización de las reformas económicas, muchos propietarios de empresas latinoamericanas se habrían obligado a vender o fusionar sus empresas.

De hecho, una parte importante de estas empresas que después se fusionaron pertenecían a conglomerados económicos diversificados que debieron asociarse para subsistir, ante la inminente competencia de los ideres mundiales (BID, 1998). En lo que respecta a la IED recibida por los diecinueve países de estudio, cabe recalcar que, en suma, fueron los más destacados en toda Latinoamérica8. Esta afirmación es confirmada por varias fuentes, que a su vez pueden facilitar el estudio comparativo de la IED en Latinoamérica.

No obstante, los datos no necesariamente son los mismos. Esto demuestra que aún no se han homogenizado los criterios de la medición de los flujos de IED mundiales9. De todas maneras, las diferencias pueden considerarse poco significativas, ya que las tendencias no son isímiles. El Gráfico 1 indica que el cenit de la atracción de la IED en estos países se produjo entre los años 1 998 al 2000, para después disminuir y situarse en el año 2003 a un poco más de lo recibido en 1995.

Esta situación no sólo habría afectado a Latinoamérica sino al resto del mundo, debido al menor ritmo de la actividad económica mundial, lo que obligó a las ET a una mayor competencia en mercados más reducidos (UNCTAD, 2004). Asimismo, los diecinueve países de estudio recibieron entre 1990 y 2003 un total de 598,584 millones de dólares, de los cuales el 70. por ciento se distribuyó entre Brasil, México y Argentina, los países con mayor PIB de la región. En c ciento se distribuyó entre Brasil, México y Argentina, los países con mayor PIB de la región.

En contraste, países como Haití, Honduras y Paraguay fueron los que recibieron, en conjunto, el 0. 5 por ciento de la IED total. También es interesante comprobar que menos del 10 por ciento de la inversión extranjera corresponda a doce países, que incluye a todas las economías centroamericanas y caribeños y a Ecuador, Bolivia, Paraguay y Uruguay. En resumen, la orientación de la IED a Latinoamérica se dirige stensiblemente a determinados países de la región, denotando el efecto concentración de la IED.

Esto es consecuencia de las características propias de la inversión extranjera en el mundo cuando se concentra en determinados países y zonas geográficas. Además, este comportamiento obedece, ciertamente, al tamaño de mercado relacionado con la potencial riqueza de los países. por tanto, la evidencia indicaría que las inversiones se concentrarán cuando los mercados se encuentren igualmente centralizados. Esta situación será aún mayor si la incertidumbre es grande en la periferia. 3. 1 Inversión Extranjera Directa sectorial

En cuanto al tipo sectorial de IED que recibe Latinoamérica, ésta se ha dirigido a heterogéneas actividades empresariales (turismo, finanzas, energía, minería, servicios básicos, telecomunicaciones, industria manufacturera, etc. ). Es posible afirmar que en la mayoría de los países latinoamericanos la IED se ha encaminado sobre todo a tres sectores: servicios, manufacturas y explotación primaria. Sin embargo, en algunas de estas economías la presencia de estas inversiones ha tendido, expresamente, a determinado sector. Por consiguiente, a pesar de las limitaciones de información, se ha logrado reunir los 0 DF 3′