Estudiante

PROCESADORES DE TEXTO También llamados Procesadores de palabras, fueron los primeros en servir de atracción en la adquisición de una computadora, ya que sustituyen absolutamente el trabajo de una tradicional máquina de escribir, a nuestras fechas han evolucionado tanto que ya sólo les falta tomar dictado, -y no les falta mucho para hacerlo pero dentro de las necesidades de escritura actuales en la mayoría de ellos podemos encontrar las siguientes funciones: Escribir de corrido y una sola vez todo nuestro documento Sv. ipe to Permiten con suma oris contenido, como: mo r p una hoja a otra, entr ocum

Cambiar en un insta cer modificaciones al e texto completo de ntre programas. petidas por sinónimos sin importar la cantidad de ellas Permiten modificar en la marcha el escrito sin desperdiciar papel, ni tiempo. Se puede cambiar de opinión una vez impreso el documento y en unos segundos cambiar completamente el estilo, diseño, formato e incluso el tipo y tamaño de la letra deseada. Podemos verificar la ortográfica del documento e incluso de ciertas áreas, así como también buscar sinónimos relacionados con ciertas palabras o frases dudosas. Se pueden crear cartas o documentos de tipo constante, ya sea

Permitir que el programa corrija automáticamente nuestra ortografía o incluso nos ayude a escribir más pronto mediante palabras que va aprendiendo. Crear Documentos estilo periodístico a base de columnas, con graficas, imágenes o fotografías e incluso en formato cuadricular. Cuentan palabras, deshacen los cambios, imprimen partes, SISTEMAS OPERATIVOS WINDOWS NUCLEO DE WINDOWS 95/98 (Sincronización de procesos) El subsistema de Windows de 16 bits (de Windows 3. 1) no se diseño en principio para tratar con la posibilidad de expulsión de procesos.

En consecuencia existen muchos lugares en los ódulos de 16 bits (GDI, Usuario y Kernel) en donde el sistema fallará si se permite que una hebra (thread) de ejecución, ejecute código «reentrante» concurrentemente con otra. Cada sistema operativo, tiene que tratar este problema Windows NT lo gestiona mediante el bloqueo de las hebras que intentan acceder al mismo objeto en momentos críticos. UNIX y OS/2 contienen secciones de código que bloquean cada hebra, pero solo durante una sección critica. Windows 95 / 98 requiere soporte para la multitarea con derecho preferente de las aplicaciones Win32. uesto que muchas funciones (API) de 32 bits llaman al código e 16 bits, se plantea el dilema de cómo tratar el asunto de derecho preferente. para solucionar existen varias posibilidades: * Desarrollar un nuevo su dar soporte a las aplicaciones de 16bits. particular el GDI). * Adoptar un enfoque similar al del OS/2 en el que cada aplicación Windows de 16 blts, se ejecuta en una maquina virtual separada. Similar al modo Virtual 8086 del procesador para el soporte Ms- DOS. * Utilizar uno o más «semáforos» del sistema para asegurar que no se puede ejecutar más de una hebra a la vez dentro del subsistema de 16 bits. Revisar el código antiguo para aplicar la exclusión mutua a ecursos del sistema dentro de las secciones crlticas apropiadas del subsistema de 16 bits (una técnica de diseño, llamada «serializarían del núcleo»). Evidentemente la decisión de cómo plantear esto, no es fácil Hay que ver aspectos diversos como compatibilidad, rendimientos, lapsos, esfuerzo de implementación y valor a largo plazo. El problema de la «reentrada» el enfoque se puede reducir a una cuestión de código nuevo, arquitectura nueva o protección del código viejo.

Veamos algunos compromisos específicos a tener encuentra antes de tomar una decisión. * La naturaleza sin derecho preferente de Windows 3. y sus predecesores había significado que algunas aplicaciones dependían por desgracia del orden y la temporización de ciertos mensajes del sistema. Dar preferencia a una de estas aplicaciones en un momento inadecuado podría hacer que el programa fallara. Romper las restricciones de compatibilidad no se podía entonces considerar como opclón. ‘k Las «retrollamadas» registradas de las aplicaciones constituyen otro aspecto complicado de compatibilidad.

Si se utilizase un sistema de semáforos, nto para establecer correctamente los indicad utilizase un sistema de semáforos, el procedimiento para stablecer correctamente los indicadores apropiados durante una retrollamada a una aplicación de 16 bits podría ser difiil de desarrollar. Este es un problema que si se puede solventar, pero la solución debe implicar excesivas pruebas. * Rescribir por completo los subsistemas de GDI, Usuario y Kernel como código de 32 bites supone un incremento de la memoria requerida para la carga de trabajo del sistema.

Los módulos Usuario y GDI requieren solo unos 800 Kbs. La conversión de este código a 32 bits habrían subido los requisitos de memoria en aproximadamente un 40% y habría incrementado entones or encima del mega los requerimientos del GDI. Dado que por desgracia al diseñarse Windows 95, se pensaba que era necesario que se pudiese ejecutar en un ordenador con una memoria de 4 megas (posteriormente se incrementó este requisito), en aquel momento se pensó que esto no era aceptable.

Craso error que todavía estamos pagando, ahora en Windows 98 por compatibilidad con win 95, pero en aquella época de diseño (año 93-94) era casi impensable un PC con un mínimo de 16 megas. Utilizar el subsistema de Windows NT parecía atractivo, pero podría haber requerido demasiado trabajo de adaptación para a arquitectura de Windows 95 y mucha mas memoria para ejecutarlo (El código de NT, está escrito en C+*. mientras que el de win95 / 98, está en Cy ensamblador). Un problema parecido podría haberse planteado al adoptar la solución de múltiples maquinas virtuales utilizada por el OS/2 – se habría necesitado mas memoria en el sistema anfitri 40F virtuales utilizada por el OS/2 – se habría necesitado mas memoria en el sistema anfitrión. La solución de OS/2 falla al tratar algunos asuntos críticos de compatibilidad y esto no creo que pueda ignorarse. Parece entonces que la decisión debe estar clara debido a esto uevos enfoques. El problema se reduce ahora a descubar como introducir la protección (por medio de la exclusión mutua) en el subsistema win 16.

El nuevo código de 32 bits diseñado para el subsistema Win32, simplemente no tenia este problema. Desde el principio se puede diseñar para dar soporte a un entorno multihebra. Cada una de las posibles soluciones para la protecclón del viejo código hacia conceslones en el tiempo de implementación frente al impacto global: * Un solo semáforo que protegiese al subsistema Win16 contra la reentrada podría haber sido la solución mas fácil Habría sido ápido de implementar y fácil de probar y no habría asociado problemas de compatibilidad.

Sin embargo bajo ciertas condiciones podr[a haber tenido un gran efecto negativo en el rendimiento de la multitarea del sistema. * Múltiples semáforos que guardasen grupos relacionados de funciones Winl 6 podrían reducir los aspectos adversos de un único semáforo en las prestaciones de la multitarea. Pero sopesando los beneficios frente al esfuerzo de implementación y fundamentalmente de prueba este diseño empieza a flaquear como solución convincente. La utilización de múltiples semáforos ara reducir la granularidad de una sección critica, habr[a impuesto una sobrecarga de implementación.

En alguna medida se podia incrementar el en la ejecución s OF se podia incrementar el 10% en la ejecución de cada API. De nuevo es algo inaceptable proporcionar al usuario un nuevo sistema que sabemos que va a ser desde el principio más lento de li que era Windows 3. 1 * También puede existir una solución intermedia entre el enfoque de un único semáforo y el de múltiples. En esta solución se puede utilizar dos semáforos. Uno para aplicaciones Win16 y otro para los mosulos GDI y Usuario de 16 bits.

Esta disposición habría permitido llamadas desde código de 32 bits al GDI y Usuario de 16 bits siempre que una aplicación Winl 6 hiciera algo más. Desafortunadamente esta solución implica una modificación de unos 100 puntos de entrada dentro de Windows, además de requerir la modificación de las DLLs del sistema y de muchos controladores de dispositivos. Las restricciones de compatibilidad, también descalifican esta solución. * Serializar el subsistema Win16 habría sido la solución más efectiva.

Los recursos compartidos se habrían bloqueado solo brevemente y con ello se minimiza el impacto de rendimiento de a multitarea del sistema. Desafortunadamente las estimaciones para la implementación son muy costosas. Si se decidiese esta solución es casi imposible estimar con precisión la escala de tiempos en que se hubiese podido terminar todo el trabajo. Esto condiciona el lanzar un producto en un margen de tiempo fiable. ** Por tanto, la decisión parece clara. Se adoptó la solución de un semáforo único para Windows 95 (y heredado para Windows 98).

El semáforo que protege al subsistema Win16 cont 6 OF Windows 95 (y heredado para Windows 98). El semáforo que protege al subsistema Win16 contra la reentrada se denomina «Win16Mutex». Este semáforo establece siempre que el planificador cede el proceso a cualquier hebra de 16 bits. El establecimiento del semáforo tiene diversas implicaciones: * Las hebras de la aplicación Win32 establecen e inicializan e semáforo cuando pasan por la capa de ajuste entre 1 6 y 32 (twunk). Una hebra Win32 concurrente bloquea este semáforo mientras otra hebra ejecuta el código de 16 bits. Una hebra Win32 que no se ajusta al subsistema Win16 nunca puede bloquear WIn1 6Mutex. ‘k Siempre que el planificador cede el control a una hebra Win16 establece el semáforo. Win16Mutex permanece establecido hasta que la hebra Win16 cede el control. El comportamiento de una aplicación Windows de 16 bits será exactamente igual a su comportamiento en Windows 3. 1 . Sin derecho preferente y sin cambios en el orden de los mensajes, en la temporización o en cualquier otra operación dependiente del sistema. * Las operaciones de Win16Mutexjustifican una mayor explicación ya que esta solución también tiene desventajas. Establecer Win 1 6Mutex evita que una hebra Win32 entre en el subsistema Win16 sin que esté activa una hebra Win16. Winl 6Mutex se ha de establecer porque no hay componentes WIn16 reentrantes, como por ejemplo la librería de diálogos omunes (COMMDLG) que una aplicación Win15 llama directamente en vez de hacerlo a través de una entrada al subsistema Winl 6.

Establecer y eliminar Winl 6Mutex cuando una hebra Win16 entra al sistema no afecta en este caso, por lo q Establecer y eliminar Win16Mutex cuando una hebra Winl 6 entra al sistema no afecta en este caso, por lo que el semáforo tiene que permanecer establecido siempre que una hebra Win16 esté activa. En una operación normal con aplicaciones de 15 bits que funcionan bien (es decir con aplicaciones que regularmente ceden el control cuando deben), los efectos en la multitarea del sistema on mínimos. En el peor de los casos, habría un breve retardo cuando se vuelva a dibujar una ventana para una aplicación Win32. «brve» indica que está en el orden de microsegundos). Si una aplicación de 16 bits, realmente queda suspendida el sistema se parará gradualmente cuando las hebras Win32 bloqueen Win16Mutex. Cuando el usuario pulsa Ctrl+Alt+Del para abandonar la aplicación que ha fallado, el sistema reincializará Winl 6Mutex como parte de su procedimiento de limpieza y todo seguirá (debería) normalmente. Si una aplicación de 16 bits, realmente falla -por ejemplo por un fallo de protección general- ntonces otra vez se inicializará Win16Mutex durante el proceso de limpieza.

El semáforo Win16Mutex no es la solución perfecta, no hay duda, pero es la mejor solución que Microsoft podía utilizar para el problema mas obvio causado por las restricciones de compatibilidad de Windows 95. A la vista de todo lo anterior, se puede argumentar tranquilamente que los diseñadores de Windows 95, eligieron, para su época, la solución correcta. Ignorar las restricciones de compatibilidad habría sido la peor decisión que pudiese haberse tomado. Windows 95/98 ofrece un mecanismo de planificación que es claramente mejor ue es claramente mejor que el de Windows 3. . Las aplicaciones existentes de 16 bits se deben ejecutar tan bien o mejor que nunca y las aplicaciones WIn32 dlspondrán completamente de la planificación con derecho preferente y en el uso diario, la combinación de los dos no debería tener un impacto importante en el rendimiento. * Los componentes del núcleo de 32 y de 16 bits son independientes, por lo que una hebra Win32 que pide una operación potencialmente grande como una EIS a un archivo de disco, no tendrá que llamar al código de 16 bits. Las llamadas al modulo GDI y Usuario que tienen que tratar e arrebatar al semáforo Winl 6Mutex son predominantemente las que tienen tiempos de ejecución muy cortos, por lo que las hebras Win32 necesitarán tomar posesión del semáforo tan solo brevemente. Esto significa que las hebras Win32 aisladas rara vez competirán por el semáforo. * Tanto la «interfaz» de ordenes como el administrador de colas de impresión son aplicaclones 32 blts, por lo que los componentes más utilizados eludirán el problema. * Las posibles desventajas de esta solución cuando el usuario ejecuta mezclas de aplicaciones de 16 y 32 bits fueron otro incentivo para los desarrolladores de aplicaciones para centrar us esfuerzos en las aplicaciones Win32. Algo que no debemos olvidar, si lo que realmente se requiere es un sistema que garantice el derecho preferente tanto con aplicaciones de 16 como de 32 bits, es que Windows NT (y el próximo Windows 2000) es el producto que se debería elegir WINDOWS XP NT (y el próximo Windows 2000) es el producto que se debería elegir Tras una larga espera, Windows XP ya se encuentra en las tiendas de todo el mundo.

Esta vez, el señor Bill Gates no tuvo que sacar su mejor cara de póker en la presentación de Windows XP, el susodicho sistema operativo no se colgó tras instalar diversos periféricos. Eso explica que «nuestro» amigo Gates sólo desplegara su enorme y contagiosa cara de optimismo, sin hacer necesaria ninguna de las «piruetas» verbales a las que tan acostumbrado nos tiene. La importancia de Windows XP se basa en tres ejes fundamentales: en primer lugar, Microsoft espera ganar credibilidad con este nuevo sistema operativo.

No se espera que se repita en absoluto el fenómeno que ocurrió con Windows Millenlum, cuando una enorme cantidad de usuarios, defraudados por dicho «nuevo» sistema operativo, decidieron volver a la segunda edición de Windows 98. En segundo lugar, con todo lo XP se espera que resurjan as pésimas ventas de periféricos y PCs, que han caído alarmantemente en el último año.

La única compañía que puede alardear de un mayor número de ventas es la empresa americana Dell de venta on-line, la excepción que confirma la regla. Y por último encontramos al verdadero beneficiado, el usuario: con Windows XP podrá disfrutar de una mayor estabilidad (Microsoft dice que es de 10 a 30 veces más estable que Windows 98… ¿un mérito de XP o un demérito del 98? ), sin perder (apenas) compatibilidad con juegos y aplicaciones y con un rendimiento óptimo. LAS VERSIONES DE XP Por el momento, W