ensayo de cultura

Marlen Giselle Enríquez Cortez Quinto bachillerato en ciencias y letras 11 Cultura Religiosa 27 de abril del 2015 Primeras comunidades cristianas: En las primeras comunidades cristianas la oración era una de sus actividades cotidianas y lo hacían frecuentemente, al principio todas los cristianas procedían del judaísmo y durante algún tiempo aún conservaban costumbres como hacer las oraciones en el templo. En los primeros tiempos, los seguidores de Jesús crearon muchas iglesias: la i lesia de erusalén, la de Antioquía, Svipe p la de Corinto, la de T ni sacerdotes.

Por es romanos considerab este conflicto acudie os que podían soluci OF3 a los p Da lesias sin templos ni sacerdotes, los os. Para solucionar lo ellos eran la palabra en representación de los apóstoles y de los responsables de las comunidades: lo que salva es la fe en Jesús, no el cumplimiento de ninguna ley, pero los paganos también han recibido al Espíritu Santo. » Los cristianos de las primeras comunidades eran conscientes de que el evangelio era una buena noticia y habla que predicarla.

Y por eso no solo los apóstoles, (aunque Swige to vlew next page (aunque especialmente ellos) se dedicaban a predicar y anunciar el evangelio, se dedicaban todos los que creían en Jesús. Al principio se dirigían a los judíos, pero después, iniciaron una misión hacia los demás pueblos cercanos. Al principio todas las responsabilidades y servicios dentro de la comunidad correspondían directamente a los apóstoles. Cuando las comunidades crecen y se multiplican, los apóstoles no pueden encargarse de todo y nombran a personas para que asuman de determinados servicios.

Para nombrar a estos «encargados» se realizaba el rito de la imposición de las manos. La primera comunidad de seguidores de Jesús, con sede en Jerusalén, estaba formada por judíos convertidos a Jesús. Extraña comunidad. Mucho más judia que cristiana. Dirigida por un pariente de Jesús, Santiago. Las comunidades que nacieron alrededor del histórico o mítico discípulo amado, Juan. Quizá nunca sabremos si Juan escribió el evangelio y las cartas que se le atribuyen.

Más bien parece que detrás haya un grupo de cristianos de cierto nivel intelectual, con tendencia al espiritualismo salpimentado con el pensamiento de la época. Para comprender y entender toda la trayectoria caritativa en aquellos primeros grupos de discípulos del siglo de nuestra era cristiana, tenemos que remontarnos a nue 2 rupos de discipulos del siglo I de nuestra era cristiana, tenemos que remontarnos a nuestra herencia y en cuanto a las enseñanzas sobre el amor de los antepasados en la fe.

Así nos encontramos con que el amor a Dios y a los hombres se habla revelado ya en el Antiguo Testamento, también desde la vida, a través de una sucesión de hechos: iniciativa divina y repulsa del hombre; sufrimiento por amores desairados y esfuerzos de superación dolorosa por estar al nivel del amor de Dios y de su gracia. Con la encarnación del Hijo el amor divino se expresa en un hecho unico, cuya naturaleza misma transforma los datos de la ituación: Jesús viene a vivir como Dios y como hombre el drama del amor de Dios para con los hombres y la respuesta de estos al amor.

Ahora ese drama se desarrolla a través de su persona: en su misma persona el hombre puede amar a Dios y sentirse amado y perdonado por él. Como comunidades cristianas, debemos de dar Vida a la palabra de nuestro señor Jesús e interpretar su vida según la realidad en la que nos encontramos. Refiriéndome en concreto al tema de la caridad o el amor en el seno de aquellas comunidades, no fue una experiencia vivida fácilmente, sino una muy dura realidad. 3