Energia eólica

Energia eólica gy nosregazullg I ACKa6pR 03, 2010 | 7 pagos Energía Eólica Las fuerzas de la naturaleza aunque algunas no se ven, nos dejan sentir su poder. Los huracanes y los tornados son una manifestación de la gran fuerza del viento, que con frecuencia llegan a ser altamente destructivos. Los huracanes son tormentas que se forman en el mar y presentan vientos que superan los 118 kilómetros por hora; mientras que los tornados se forman en tierra y de acuerdo con la escala Fujita de daños, la intensidad de los vientos se clasifica de FO a F5, donde los vientos de categoría

FS alcanzan velocidades de más de 420 kilómetros por hora, capaces de hacer desaparecer casas y arrancar el asfalto de las calles. La energ[a del viento también puede ser muy peligrosa. Cuando se combina una serie de eventos a ro iada en el clima, se to nex: page pueden dar las condl un huracán o un torn Desafortunadament estudio y las predicci aun no se puede pre or7 poder destructor. o, g Desa avances en el s últimas décadas, ocurriran, pero ya creados si es posible predecir su trayectoria.

Un tornado se produce cuando corrientes cálidas cerca del suelo, de pronto interactúan con una masa de aire fresco en las alturas, ompiendo a veces la corriente de Chorro que circunvala la Tierra a la altura de los trópicos. Cabe señalar que el termino huracán se usa para las tormentas qu que ocurren sobre el Océano Atlántico y si ocurre en el Océano Pacifico es un ciclón; mientras que se le llama tifón si ocurre en el Océano Indico.

El viento (aire en movimiento) es causado por dos efectos atmosféricos: 1 Efecto del calentamiento no uniforme de la superficie terrestre debido a la radiación solar en distintos sitios. 2. – Efecto Coriolis de la rotación de la Tierra sobre su eje. Sin embargo, en cada sitio específico la velocidad que el viento lcanza es el resultado de tres factores principales: 1 El propio efecto Coriolis. 2. – La altura sobre el suelo desde la superficie terrestre, ya que el viento es mayor mientras más nos elevamos. . – La diferencia térmica por la distinta insolación en cada lugar. Al estar en movimiento (y aunque la densidad del aire es mil veces menor que la del agua) el viento tiene una energía cinética que aunque difusa y variable, en tanto que sopla prácticamente en todos los lugares, es un recurso que puede proporcionarnos energía útil para distintos fines. Se le llama energía eólica en lusión al dios griego del viento Eolo (que entre los antiguos mexicas era Ehecatl).

La Navegaclón En efecto, el viento nos es útil para cosas simples como refrescarnos o ayudarnos a secar la ropa lavada en nuestro hogar, para la sutil polinización de las plantas o de manera más compleja para obtener otras formas de energía. Para distinguir los usos más propiamente «energéticos» del viento, como fuerza motriz, hace falta observa distinguir los usos más propiamente «energéticos» del viento, como fuerza motriz, hace falta observar como este ha acompañado a la humanidad.

Podemos imaginarnos que algún ser humano prehistónco observo que, extendiendo un buen trozo de piel de animales y luego usando un tramo de tela que resistiera en su rudimentaria embarcación, el viento podría ayudarle a navegar y ahorrarle un buen esfuerzo muscular sobre los remos o las pértigas con las que de otro modo tendría que impulsarse.

Por otra parte, dado que ríos y lagos primero y luego el mar, albergaban en su amplia extensión los vientos más fuertes y sostenidos gracias a sistemas de vela cada vez más refinados, los barcos hicieron posible los viajes de exploración, descubrimiento, onquista o comercio de la humanidad, durante milenios. En efecto, podemos afirmar que la fuerza de los vientos impulso literalmente muchos de los capítulos más significativos de la Historia. Los Molinos de viento Aunque la contribución energética del viento en el transporte a vela fue trascendental, no ha sido la única desde hace milenios.

Ya en la antigua Mesopotamia, junto con las primitivas ruedas hidráulicas, también se desarrollaron incipientes modelos de molinos de viento; una turbina rustica impulsada por el movimiento del aire (podemos decir que eran como grandes rehiletes») que soplando paletas de madera o velas montadas en un eje rotatorio, a su vez impulsaba una pesada rueda de molino de piedra, a fin de moler los g rotatorio, a su vez impulsaba una pesada rueda de molino de piedra, a fin de moler los granos que en abundancia empezó a producir la naciente agricultura al final de la prehistoria humana.

La fuerza eólica no solo se usó en los molinos; estas antiguas y rusticas turbinas también se aplicaron para otros fines mecánicos, como mover un aserradero o para el bombeo de agua. A los antiguos habitantes de los Países Bajos les permitió «crear» su aís, pues una gran parte de esta nación se fundó en zonas que originalmente eran pantanos y marismas permanentemente inundados. La Aerobomba La «aerobomba» o maquina eólica para bombear agua, es un util aparato que se fabrica de manera Industrial y se comercializa ampliamente desde hace siglo y medio.

Se instalan habitualmente en zonas rurales y para consumo propio; sin embargo, han caído en desuso a partir de la relativa abundancia y bajos costos de los combustibles y la electricidad, pero con seguridad volveremos a verlos. Su funcionamiento es muy sencillo, la aerobomba esta provista e una serie de engranajes que transmiten la fuerza del viento a una bomba de pistón, situada bajo el nivel del agua. Estas aerobombas funcionan con bajas velocidades de viento, por lo que deben contar con el máximo numero de palas posible, normalmente entre 12 y 24; además, pueden bombear agua de pozos con profundidades de hasta 60 metros.

Los Aerogeneradores No fue sino hasta finales del siglo XIX, cuando Charles Francis Brush (1849-1929) c Aerogeneradores Brush (1849-1929) construyo en Ohio, Estados Unidos, la que hoy se cree es la primera turbina eólica para generaclón de lectricidad con un sistema de control eléctrico totalmente automatizado; y aunque contaba con una turbina gigante de 17 metros y 144 palas, el rotor al ser de giro lento solo generaba 12 kW en corriente continua.

En Europa, el meteorólogo danés Poul la Cour (1846-1908), fue el precursor de las modernas turbinas eólicas generadoras de electricidad; además descubrió que las turbinas eólicas de giro rápido con pocas palas son más eficientes para la producción de electricidad que aquellas de giro lento. Así, ya en la década de 1 930, se comercializaron unos erogeneradores eléctricos de tamaño pequeño, apropiados para producir apenas unos cuantos watts, tan solo para operar unas pocas lámparas y aparatos de radio en sitios aislados y ranchos, donde aún no llegaban las [neas de las nacientes redes eléctricas.

La eficiencia de conversión de la fuerza del viento en electricidad depende en gran medida del dlseño de las palas de la hélice. Existen modelos muy diversos, con dos, tres y hasta seis palas. Deben soportar y aprovechar condiciones de presión del viento muy variables, por lo que su aerodinámica se diseña con tanto cuidado como la de un avión. El engranaje multiplicador transforma el giro lento de las palas del molino en un giro muy rápido que alimentara el transforma el giro lento de las palas del molino en un giro muy rápido que alimentara el generador.

Todos estos mecanismos están colocados en una navecilla situada a gran altura sobre el suelo por medio de un soporte. En las centrales eólicas o parques eólicos se aprovecha la energía cinética del viento para mover las palas de un rotor situado en lo alto de una torre (aerogenerador). La potencia total y el rendimiento de la instalación depende de dos factores: la situación del parque (velocidad y cantidad e horas de viento) y el número de aerogeneradores de que dispone.

Los aerogeneradores actuales alcanzan el máximo rendimiento con vientos de unos 45 Km/h de velocidad mínima necesaria para comenzar a funcionar de unos 20 Km/h, y la máxima, por razones de seguridad, de 100 Km/h. Crecimiento de la energía eólica en el mundo En los últimos diez años, la energía eólica para generar electricidad ha sido una de las tecnologías de energías renovables que mas se ha instalado en el mundo; incluso, su tasa de crecimiento anual de 29% sobrepasa a cualquier otra tecnología de generación eléctrica.

Tal vez por razones ambientales, la energía del viento se ha desarrollado principalmente en los países industrializados, puesto que el viento como fuente de electricidad produce cantidades mininas de gases de invernadero. La capacidad total instalada de aerogeneradores eólicas en el mundo es de casi 60 000 MW. Alemania tiene la mayor capacidad instalada, con más de 18 000 M el mundo es de casi 60 000 MW. Alemania tiene la mayor capacidad instalada, con más de 18 000 MW; no obstante que solo aumento 11% en el 2005, que en términos reales, son los mismos 1 800 MW que Instalo España pero a una tasa anual e crecimiento de 21 por ciento.

Actualmente España tiene instalados 10 000 MW, que sumados con los de Alemania representan el 50% de la capacidad mundial. Del lado del Continente Americano, Estados IJnidos, con 2 424 MW, fue el pais que más capacidad adicional de energía eólica instalo en el 2005, alcanzando un total 9 149 MW pero manteniéndose todavía en el tercer lugar a nivel mundial. En México se han instalado turbinas eólicas con una capacidad total 2. 2 MW, ubicadas báslcamente en La Ventosa, Oaxaca (siete aerogeneradores de 225 kW cada uno) y en Guerrero Negro, Baja

California Sur (un aerogenerador de 600 kW), ambas centrales Eolo eléctricas pertenecen a la Comisión Federal de Electricidad. Pensando aún más a futuro, resulta interesante el utilizar la energía eólica para obtener hidrogeno del agua, bien por electrolisis u otros medios, y ya en esa forma, almacenarlo y transportarlo a diversos posibles usos; incluso como un poderoso combustible vehicular alternativo, limpio y ambientalmente más benigno. Sea como sea, oteando el aire, podemos prever vientos mejores.. _O no? • Gribbin John, Energía Alternativa, Editorial Planeta, 2004