El pescador y la sirena

El pescador y la sirena gy gtcmIO nexa6pp 02, 2010 4 pagos EL PESCADOR Y LA SIRENA Hay una isla muy conocida que lleva por nombre la isla del amor. Donde van todos los enamorados. Me contaron que era navidad. Había una sirena que salió del fondo del mar y conoció a un pobre pescador el que solía llorar por la muerte de su señora madre una humilde señora. A la sirena le agradó de tal manera el comportamiento del pescador que llegó a enamorarse de él. Miraba como con esfuerzo y sacrificio atendía a toda la gente del ba rio y de esa manera todos eran felices.

Entonces todos los días ella la sirena daba sus vuelos nocturnos. Pero no sabían que la sirena contaba con un amigo que era un pequeño delfín el cual solía colocarse en la palma de sus manos. Al dar un pequeño so lo el delfín se hundía en el mar. Pero un buen día las alas den cuenta mientras a los ladrones de las escondieron. Esa isla pequeño delfin las e ora to View s de ena. Sin que se aba también isla donde las . Asi de curioso el La sirena al ver que sus hermosas alas habían sido halladas no cabía en si de felicidad. Y creció no obstante el amor al pescador.

Cuan dulce volvió a ser su vuelo que tenía Swlpe to vlew next page tenía extasiado al pescador. No tenía aliento para decirle cuanto la amaba pero fue muy feliz cuando el pequeño delfín encontró las alas perdidas de la sirena y se selló el amor que por ella sentía. En cada noche de luna cantaba la sirena unas melodías muy dulces que deleitaban los oídos de quienes la escuchaban y asi siguieron por los siglos de los siglos felices el pescador y la sirena. La solución es compleja. Requiere un cambio drástico de pensamiento y de actitud. La especie humana no está preparada para esto.

No fumos expulsados del Edén, nos fumos nosotros. Creamos un mundo aparte, al margen totalmente de la realidad y creamos la nuestra propia. Obtenemos conocimiento y lo usamos para beneficio propio sin importar nada más. No mostramos respeto por nada, ni siquiera por nuestros propios descendientes. Solo vivimos para el dinero y a él semimos hasta la muerte. Puede que nuestra civilización es un error en la evoluciona Un error que la Madre Naturaleza sabrá resolver. La Tierra se regenerará como o ha hecho otras veces, pero ningún ser humano lo verá.

Lo triste es que en esta ocasión el factor detonante somos nosotros mismos. Lo sabemos y ni siquiera estamos seguros de poder parar esto a tiempo. Si consideramos cómo han ido cambiando las relaciones de los hombres con la Naturaleza a hombres con la Naturaleza a lo largo de la Historia, concluiremos que en un principio, durante muchos siglos, fue la Naturaleza la fuente de todos los bienes, a través de la caza, la recolección, la agricultura, la ganadería, etc. , pero también era la fuente de casi odos los males, como las epidemias, las sequias, el frío, etc.

Los hombres se sentían dominados y amenazados por un medio ambiente hostil. Se podría decir que este ambiente se encargaba de regular su actividad y los hombres iban aprendiendo muy lentamente a conocerlo mejor. Así lograron obtener cada vez más cosas para su provecho. Durante todo ese tiempo la población humana aumentó muy lentamente. Y no crecló más deprisa no sólo a causa de las frecuentes guerras entre unos grupos sociales y otros, sino principalmente porque no existían alimentos ni condiciones dóneas para un mayor número de personas.

Sin embargo, si nos fijamos en la sociedad actual, nos damos cuenta de que las cosas han cambiado mucho, al menos en los llamados países desarrollados. Podría afirmarse que los hombres han pasado de estar dominados y regulados por la Naturaleza a ser ellos los que la dominaban y regulan. Todos estos cambios son estudlados por la Ecología. Las sociedades humanas, al actuar de esta manera, ha 3Lvf4 estos cambios son estudiados por la Ecología.

Las sociedades humanas, al actuar de esta manera, han ido transformando a Naturaleza cada vez más y han hecho que los ecosistemas actuales sean muy diferentes de como serían en el caso de que no hubieran existido hombres sobre la Tierra. Ya es, y después de esta guerra lo será aún más, el principal país causante del hambre en el planeta, porque al destruir la capa de ozono se destruye el fitoplancton, que son diminutas plantitas que viven en el sur del planeta, de las que se alimenta el kril, pequeños crustáceos que constituyen el primer eslabón de la cadena alimentaria de los mares.

Hoy la cantidad de peces en los ares, principal fuente de alimentación de los seres humanos, ha disminuido dramáticamente y después de esta guerra disminulrá aún más. Entre aproximadamente los 10 y los 45 kilómetros de altura a la atmósfera se la conoce como estratosfera. Cualquier gas nocivo que penetre en la estratosfera queda atrapado para siempre en esta capa, es imposible sacarlo. En esta capa se encuentra el ozono que protege a los seres vivos del planeta de los rayos ultravioletas que emana su estrella, el Sol. Sin su protección, ocurren en los hombres el cáncer de piel y la ceguera.