Educación práctica para la vida

Educación práctica para la vida gy Dayana2S50utIook I S, 2016 16 pagcs Los niños y niñas de hoy se enfrentan a desafíos enormes: la violencia, la degradación medioambiental, la enfermedad, la discriminación, la pobreza. Más allá de la alfabetización y la educación aritmética básica, la capacidad de un niño o niña para desenvolverse en este mundo, cada vez más complejo, requiere una amplia variedad de competencias cognitivas, sociales y prácticas.

La expresión “preparación para la vida” hace referencia a un amplio conjunto de aptitudes psicosociales e interpersonales que pueden ayudar a os niños y niñas a tomar decisiones informadas, a comunicar de manera eficazy a desenvolverse en su entorno. Incorporando la preparación para la vida a nuestros sistemas educativos estamos dotando a los niños y niñas de las herramientas necesarias para hacer frente al mundo.

La preparaci en ámbitos críticos c el apoyo de los que v y las situaciones de e PACE 1 16 o la abrirse paso en el : s p almente importante y la atención y ción de la infancia s dotar a los niños y niñas de todas las herramientas disponibles para que puedan defenderse en caso de una posible amenaza. En UNICEF estamos convencidos de que la preparación para la vida forma parte de un método de aprendizaje basado en los derechos humanos.

Los niños y niñas tienen un derecho básico a una educación de calidad que respete su dignidad y aumente su capacidad para vivir una vida que les sat to nex: page satisfaga y transformar la sociedad en la que viven. En las escuelas acogedoras para la Infancia se promueven y mejoran las técnicas de preparación para la vida.

Estas técnicas estén perfectamente formuladas en el contexto y el marco de diversos acuerdos y documentos recientes de ámbito undial, entre ellos el Programa Mundial para la educación en derechos humanos, iniciado en 2005, y el Informe sobre el Desarrollo Mundial 2007, publicado por el Banco Mundial, que define la “mejora de las capacidades a través de la preparación para la vida” como una de las tres vías estratégicas recomendadas para ayudar a la juventud a desarrollarse y hacer una aportación a la sociedad.

Reconociendo la importancia crítica de estas técnicas, las 164 naciones comprometidas con la iniciativa Educación para Todos han incorporado la preparación para la vida como uno de los esultados esenciales del aprendizaje de todos los adolescentes y jóvenes. Actualmente la preparación para la vida se enseña como parte del programa oficial de estudios en al menos 70 países en desarrollo. En 2004 Bangladesh instauró el programa Educación Básica para los niños y niñas trabajadores de zonas urbanas de difícil acceso, un programa que combina la preparación para la vida con materias habituales como lectura y aritmética.

En Azerbaiyán la preparación para la vida se ha incorporado como asignatura opcional al plan de estudios de educación primaria, bordando cuestiones como la salud, la nutrición, el género, los derechos humanos, la paz y la tolerancia, la sostenibilidad medioambiental, el desarrollo personal y la comunicación in 2 OF la tolerancia, la sostenibilidad medioambiental, el desarrollo personal y la comunicación interpersonal. Los estudiantes de más edad reciben formación sobre la salud reproductiva y sexual y la drogadlcción.

En Malawi, la preparación para la vida se imparte bien como asignatura independiente o en el contexto de otras materias como la salud, las ciencias naturales, las ciencias sociales y la religión Con el fin de ofrecer unos criterios de orientación relativos a la puesta en práctica de la preparación para la vida, UNICEF ha creado un sitio web especial. En él se muestran ejemplos esperanzadores de programas de preparación para la vida, se enumeran una serie de estudios realizados para evaluarlos, y se proveen herramientas prácticas y materiales para aquéllos que estén preparados para ejecutar estos programas.

Queremos asegurarnos de que estas destrezas básicas para la vida – denominación muy acertada que hace alusión a su capacidad de preparar a los niños y niñas para vivir- ocupan un lugar reponderante en el programa de estudios de todos los países. Nuestros jóvenes, y en especial las niñas, se enfrentan de forma casi continua a retos que amenazan su salud y su seguridad y que restringen sus oportunidades para el aprendizaje. Enseñando a la infancia a tomar decisiones informadas y a abrirse camino en un mundo repleto de dificultades, la preparación para la vida sirve para capacitar, formar y potenciar a los dirigentes del manana.

EDUCACION PARA LA VIDA Continuando con cuestionamientos esenciales sobre la educación y mirando algunas respuestas al Post anterior, creo que debemos uscar un s esenciales sobre la educación y mirando algunas respuestas al Post anterior, creo que debemos buscar un sentido mucho más profundo para educar y educarnos. Sin duda alguna el primer paso, es nuevamente, plantearse la siguiente pregunta: ¿Cuál es, o debería ser, el objetivo último de la educación?… ¿acaso la transmisión de conocimientos? , ¿acaso el avance de la ciencia y la tecnolog(a? ¿acaso el beneficio personal?… no… no lo creo… Por mi parte he analizado esta pregunta una y otra vez en los últimos dos meses (desde que escríbí el último Post) y hasta hora me aproximo a una respuesta (por eso hasta hoy vuelvo a escribir) que espero me ayuden a construir entre todos (finalmente eso es la academia: una construcción soclal del conocimiento y de las ideas que se deben transformar en actos). Como decía, la respuesta a la que me estoy aproximando se puede resumir en tres aspectos fundamentales: 1 .

La educación debe centrarse en permitirle al ser humano desarrollar un sentido superior de la convivencia con el otro y con el medio ambiente. 2. La educación debe permitir desarrollar el amor por los números y por la lectura. 3. La educación debe despertar la curiosidad cientlfica y el pensamiento crítico. En ese sentido, haciendo el símil con lo que conocemos por educación: una fábrica de la era industrial donde se tiende a la especialización de conceptos sin sentido no aplicables a la cotidianeidad, el sistema educativo se aleja profundamente de su propósito, o por lo menos del que empezaremos a plantear.

Los niños desde el primer año son adoctrinados en los números y la lectura para volverse 40F niños desde el primer año son adoctrinados en los números y la lectura para volverse esclavos año a aho de la geografía, la istoria, la ciencias, la química, etc. Sus mentes se atiborran de palabras y frases cuyo próposito no es más que el de avanzar en la escalera construida de tiempo ha, para obtener un cartón que lo certifica como letrado. pero en nuestro afán consumista de transmitir todos los conocimientos adquiridos por la humanidad en los ultimos 5. 000 0 10. 00 años en tan sólo 12, y si se es afortunado en 17, se nos ha olvidado lo esencial: ieducar para la vida! El ser humano sólo tiene que: 1 . saber convivir con su prójimo (si todos supieramos convivir con el otro se alcanzaría la esquiva az) y con el ambiente (respeto por nuestro hogar: el planeta tierra). 2: Cultivar el amor por los números y la lectura, sólo así se tendrán todas las herramienta para solucionar cualquier problema que se llegase a presentar en el futuro; y 3. desarrollar la curiosidad científica y el pensamiento critico para lograr avanzar, siempre teniendo presente los dos aspectos anteriores. ?Quien, sino la educación, juega un papel fundamental en definir el comportamiento de los seres humanos? Esa es la respuesta que encuentro por el momento. No necesitamos personas llenas e información desarticulada, necesitamos seres humanos, pensadores que respetan a su prójimo y a su hogar. Ahora, la pregunta que me surge y que entraré a indagar con mayor profundidad es: ¿Cómo lograremos alcanzar, entonces, ese objetivo supremo de la educación? , ¿Cómo transformamos ese pensamiento en acción? Espero me ayuden a construir s OF supremo de la educación? ¿Cómo transformamos ese Espero me ayuden a construir no sólo ese objetivo superior de la educación (¿Cuál es, o deberla ser, el objetivo último de la educación? ), sino que también se empiecen a cuestionar sobre ómo pasar de la idea a la acción. Qué entendemos por educación para la vida. Parte I En los umbrales del siglo XXI la situación educacional que presenciamos consiste, en sus rasgos esenciales, en el debate, entre dos tendencias pedagógicas fundamentales: una declinante, a la que podemos llamar pedagogía del saber y otra emergente que podríamos denomlnar pedagogía del ser o educación para la vida. or: Gustavo Torroella Para comprender mejor a la educación para la vida y cómo surge esta tendencia pedagógica humanista, debemos echar un vistazo al panorama de la educación actual. En los umbrales del siglo XXI la situación educacional que presenciamos consiste, en sus rasgos esenciales, en la lucha, en el debate, entre dos tendencias pedagógicas fundamentales: una declinante y en vías de extinción (la que podemos llamar pedagogía del saber), y otra emergente y en vías de extensión (que podríamos denominar pedagogía del ser o educación para la vida).

Una presentación inicial de ambas diría que: La primera es la tendencia sobreviviente de la educación tradicional, intelectualista (o cognitivista) o pedagogía del saber, cuyo objetivo principal es la transmisión y acumulación de onocimientos (un aprender para los exámenes de la escuela y no para los exámenes de la vida) y se caracteriza por ser informativa (y no formativa): memorista y 6 OF los exámenes de la vida) y se caracteriza por ser informativa (y no formativa): memorista y pasivo-reproductiva, en la que el alumno se limita a memorizar y a repetir lo que se le dice o lee; o autoritaria o auto-crática, porque el maestro impone su criterio sin la participación del alumno; dogmática porque se le dice al alumno lo que debe saber y creer; cerrada o acabada, porque el maestro suministra conocimientos completos, terminados, que bortan o frustran la creatividad del alumno.

Frente a esta concepción tradicional, está surgiendo gradual pero firmemente la tendencia de la educación humanista, con variadas modalidades, pero con un tronco común que podríamos llamar pedagogía del ser, que consiste en una educación para la vida, en sus dos vertientes: individual y social. Esta pedagogía propende al desarrollo integral de la personalidad, de las potencialidades del hombre y a la plenitud humana. Se caracteriza por los siguientes principios rectores: la educación centrada en el alumno, en su atención y comprensión; el respeto, ceptación y amor al educando, como actitud fundamental del educador; la vitalización de la escuela, su vinculación con la vida en el doble sentido de abrir, de llevar la escuela a la vida e introducir la vida en la escuela, y esta como un taller para la vida, para la vida naciente y creadora.

Frente al embalsamamiento y momificación del pasado en la escuela tradicional; la actividad frente a la pasividad, la inercia y el bostezo de la escuela tradicional; pero principalmente la auto-actividad, la generada y dirigida por el propio alumno; la espontaneidad creadora principalmente la auto-actividad, la generada y dirigida por el ropio alumno; la espontaneidad creadora, frente al formalismo, la rigidez y el autoritarismo; la libertad y la espontaneidad para tener iniciativas, para expresarse y eleglr. Finalmente la educación para la vida está orientada hacia la comunidad, hacia la sociedad, para una convivencia armoniosa y cooperativa, para promover la responsabilidad y la conducta prosoc. al. La educación para la vida se basa en tres postulados fundamentales: 1 . Que la vida humana es la materia más importante a enseñar y aprender; 2. Que la riqueza mayor de un Individuo y de un pais son sus otencialidades humanas y más todavía cuando cooperan. 3. Que, consecuentemente, la tarea individual y social más importante es el desarrollo y utilización de las potencialidades humanas para una vida más plena y de mejor calidad.

Estos tres postulados que culminan con la praxis o práctica educativa de transformar, desarrollar y utilizar las potencialidades para llegar a ser todo lo que uno podr(a ser y lograr una vida más plena, nos plantean la cuestión fundamental de qué entendemos por vida humana, para conocer qué es aquello para lo que hay que educarse y prepararse. Paradójicamente, el término ida humana a pesar de ser uno de los más empleados en el lenguaje cotidiano, resulta también uno de los menos definidos y precisados. Qué entendemos por vida humana Al recoger los escasos aportes que la Filosofía y la Psicología han hecho a la explicación de este concepto, diríamos, en el intento de una definición preliminar y esquemática, que la vida humana en el intento de una definición preliminar y esquemática, que la vida humana consiste en un yo haciendo algo, interactuando, con los objetos del mundo: naturales, humanos, sociales y culturales que el propio hombre ha creado.

De ahi se deriva que la vida humana consta de tres componentes, en íntima interacción dialéctica: l. El yo que es el que actúa y hace en el mundo; 2. las actividades que son las acciones y quehaceres de ese yo en el mundo (que pueden ser cognitivas, valorativas, comunicativas, manipulativas, transformadoras, creativas o destructivas); 3. y los objetos del mundo (materiales, vivientes, personas, obras de la cultura) con los que el yo intearctúa y hace sus quehaceres. El yo individual o personalidad es el resultado de la interacclón dialéctica entre el hombre y el mundo, entre el individuo y la sociedad. El mundo social forma al hombre y, a su vez, él lo transforma y se transforma a sí mismo.

Cuestiones fundamentales que plantea la estructura de la vida humana, cuyas respuestas constituyen los pilares de la educación para la vida Esta estructura tripartita de la vida humana y la tríada de sus componentes (y o actividades mundo) nos plantean una serie de cuestiones y preguntas fundamentales, que surgen de la conciencia crítlca y de profundas necesidades existenciales cuyas respuestas son muy importantes porque constituyen los pilares de la educación para la vida. 1. ¿Quién y cómo soy yo? (y mi grupo). 2. ?Cómo dirigirse y controlarse a sí mismo? (Actuar, decidir, realizar propósitos). 3. ¿Qué sentido u orientación debo darle a la vida? (Cuáles son los objetivos, metas, propósitos). 3. ¿Qué sentido u orientación debo darle a la vida? Cuáles son los objetivos, metas, valores que debo proponerme alcanzar en la vida) 4. ¿Qué debo hacer con las cosas y personas del mundo? (La cuestión ética de cómo debo tratar y comportarme con las cosas y personas del mundo? 5. ¿Cómo debo convivir, relacionarme y comunicarme con las personas del mundo? 6. ¿Cómo debo afrontar y resolver los problemas, dificultades y rustraciones en mis relaciones con el mundo? 7. ¿Qué, y cómo debo transformar y mejorar a mi persona y al mundo que me rodea? para nuestro desarrollo humano es necesario poder respondernos adecuadamente estas preguntas fundamentales de la vida humana y actuar consecuentemente. En esto consiste, en el sentido más general, saber afrontar la vida.

El ignorar, no plantearse o no responder a estas cuestiones o no actuar responsablemente con respecto a ellas equivale a no llegar a ser humano, a desertar o fugarse de la condición humana. Para responder adecuadamente a tales cuestiones fundamentales ebemos aprender una serie de aprendizajes básicos para la vida a través de los que logramos satisfacer las necesidades humanas, desarrollar nuestras potencialidades y vivir una vida más plena y de mejor calidad. En esto consiste afrontar la vida y aprender a vivir. Ahora bien, la vida no es algo estático, inerte o inmóvil, sino que ese yo haciendo algo con las cosas del mundo tiene una tendencia al crecimiento, al desarrollo, a la expansión, a la creatividad y trascendencia. Ese impulso se manifiesta como una voluntad de vivir, de actuar, de hacer algo con los objetos