Economia de la educacion

Economia de la educacion gy valentinhdz ACKa5pR 03, 2010 II pagos UNIVERSIDAD AUTONOMA DE TAMAULIPAS DOCTORADO EN EDUCACION INTERNACIONAL EDUCACION SUPERIOR, MERCADOS DE TRABAJO Y MOVILIDAD SOCIAL DR.

MARCO AURELIO NAVARRO LEAL ECONOMIA DE LA EDUCACION «Una perspectiva docente más allá de los límites del aula» por Valentín Hernández Ontiveros SINTESIS gajo la óptica holística de una práctica docente multidisciplinaria se pretende comprender en el siguiente orden de ideas, el entorno economico actual relacionado con el trabajo de los docentes en el ori 1 promover a través d cer e la educación, una individuo informado, pueda incorporar los el yección extramuros, ama de la economía esor como eño cotidiano, bidos de los otros actores participantes del proceso educativo, relacionados con la producción y servicio de este denominado bien público, aterrizándolos en una mejor eficiencia para su revaloración en el contexto social. ara obtener la visión más amplia de la dmensión educativa en el terreno económico, el docente universitario necesita transitar de posiciones tradicionales hacia concepciones contemporáneas, las cuales le permitan reconocer que desde su jercicio profesional competitivo, puede hacer de la educación un semicio redituable y no solamente concebirla como una inversión a largo plazo; que si bien está generando capital humano, éste tendrá que responder a la oferta y la demanda de los diferentes mercados ocupacionales, escenarios receptores de un producto que se desea no esté terminado: los profesio profesionistas. I. -INTRODUCCION Definitivamente la actividad profesional de enseñar, ya no es solamente un asunto relacionado con paradigmas pedagógicos, corrientes psicológicas o métodos y técnicas para desarrollar contenidos académicos.

La posición que abrigaba una serie de principios axiológicos proyectados en la misión o mística de servicio del profesor formado en las aulas normalistas o del catedrático universitario reproductor de modelos, se ha ido transformando y ajustando a las exigencias de las diferentes etapas en este revolucionado mundo contemporáneo. El dominio de una o varias asignaturas ha dejado de ser el principal valor para considerar competente a un enseñante, esto le representaría actualmente circunscribir su participación a un limitado escenario llamado salón de clases y por lo tanto, a reducida visión de su propio potencial, así como el de sus estudiantes, colegas e institución en la que presta sus servicios, ya sea ésta, pública o privada.

Reconocer e identificar las aportaciones de Piaget, Vigotsky, Brunner, Bandura y otros teóricos de la educación, considerados ejes centrales de los cursos de actualización o de formación docente, han pasado a considerarse como una pieza representativa del gran rompecabezas de la educación formal universitaria, ciertamente como plataforma de proyección para otros aspectos fundamentales para las nuevas tendencias en el ivel superior, producto del mundo globalizado y sus diversos contextos, los cuales conducen hacia elevar los estándares de calidad, educativa y de vida, la participación colectiva, actuación competitiva, establecimiento y logro de metas retadoras, además de ha colectiva, actuación competitiva, establecimiento y logro de metas retadoras, además de hacer del proceso educativo un servicio redituable para todos los actores involucrados en él. Tal como lo consideran Lepa López y Cárdenas Almagro (2002 p. 82), tanto el aspecto de consumo como el de inversión de la educación, inden utilidad en el presente y en el futuro, por lo que las dos contribuyen a la corriente descontada de utilidad disfrutada por el sujeto económico.

Es en este sentido, que la economía tiene actualmente un fuerte impacto hacia el interior de los procesos de enseñar y aprender, el mismo que se traduce en la asignación e implementación de presupuestos, en los estimulas para el desempeño de los docentes, en becas y apoyos para estudiantes, en servicios adicionales de orientación, adquisición de recursos técnicos y materiales, de igual manera, fortalecimiento y desarrollo de infraestructura. Para las Instituciones de Educación Superior (IES) ser percibidas por la sociedad bajo un concepto modernista, innovador en su modelo académico enmarcado en el desarrollo tecnológico, constituye uno de sus principales propósitos, de tal manera, interpretados con base a la proyección que les asegure una matricula constante, ya que esto significaría la posibilidad de mejor asignación de recursos, porque si como sociedad y como docentes se percibe que los beneficios de la educación son especialmente duraderos (et. al Leyva López y Cárdenas Almagro, 2002 p. 82) seguramente todos invertiríamos ás en educación.

Conceptos como planeación estratégica, convencional o situacional; sustentabilidad, entendida como la preservación del medo ambiente natural, de I situacional; sustentabilidad, entendida como la preservación del medio ambiente natural, de la cual tienen que hacerse consideraciones tanto académicas como jurídicas; generación y gestión del conocimiento o de la información, basados en la investigación; empleabilidad, como bien económico que retroalimenta las funciones de las IES, permean los espacios en los cuales el docente de esta primera década del siglo XXI tiene el ompromiso de participa II. -EL MOMENTO DE LA RUPTURA. De los enfoques tradicionales a una nueva visión. Toda ruptura supone un momento incómodo, tal vez hasta doloroso, el cual implica la toma de decisiones, obligadas o no, que pueden provocar transformaciones radicales en la forma de pensar y de actuar, renunciando a esquemas mentales, estructuras conceptuales y claro está, inclusive a creencias e ideologías arraigadas en nuestra cotidianeidad.

De la misma manera que las tecnologías de la informacion, el campo de la genética, de los estudios multiculturales las cuales están en onstante cambio, la economía sufre modificaciones en su teoría y práctica, ya que no puede ser estática ante los desafíos del mundo convulsionado y difícil de interpretar en el que ahora vrwmos. Quienes se dedican a la docencia, pueden percibir que se desarrollan profesionalmente en uno de los campos quizás menos afectados por la crisis economica vigente, sobre todo en el sector público, ya que el desempleo en éste ha sido mínimo en comparación con otros como lo son: el industrial, el comercial, la administración pública o los servicios profesionales ndependientes.

Aunque no se puede pasar por alto que este hecho ha impactado hacia el interior Aunque no se puede pasar por alto que este hecho ha impactado hacia el interior de las IES como consecuencia de la falta de trabajo en muchos padres de familia, quienes bajo esta difícil condición, se replantean el término económico de la educación, al pasar de ser una inversión a un consumo, transformar la concepción colectiva a la perspectiva individual (Cruz Valverde. 1979. P. 2) ante la reducción de sus ingresos. Incorporar la terminología propia de la teoría económica plicada a situaciones que el docente vive en el aula, supone una etapa de crecimiento, de superación del consabido comportamiento ritualista de aceptar o condescender ante las exigencias externas que impactan, en muchas ocasiones de manera involuntaria, en el propio desempeño del profesor. ara quienes no son expertos en economía como es el caso de la gran mayoría de los docentes, pero que sin embargo, en las conversaciones informales de pasillos, de la sala de maestros o reuniones de carácter social, hacen suyos ciertos temas de actualidad relacionados con esta disciplina, será mportante identificar las más recientes ideas para transmitirlas eficientemente a colegas y estudiantes desde una posición como indlviduo enterado, que no se conforma tan sólo con criticar las políticas económicas del sector público o de la administración privada de los centros escolares, sino que a través del análisis de la información o conocimiento sustentado, está en condiciones de proponer ajustes y nuevas estructuras a modelos que pudieran ser considerados caducos, ya sea en su totalidad o en ciertos aspectos de los principios económicos fundamentales. La interpretación económica del entorno, será par principios económicos fundamentales.

La interpretación económica del entorno, será para el docente entonces, una tarea de reconocer que no solamente su práctica pedagógica, se concentra en visualizar a la educación como una inversión la cual tarde o temprano tendrá un rendimiento, de acuerdo con las aportaciones realizadas durante diferentes periodos de su propia formación y/o actualización, sino que también, la economía actualmente en esencia, conduce a la toma de decisiones ante la escasez o limitación de los recursos, u análisis contribuye a decidir también, en qué momentos se requiere hacer los mencionados ajustes, para definitivamente ser más competitivo y ser revalorado en el mercado profesional, al hacer de su actividad laboral un servicio más rentable. III. ECONOMIA Y FUNCION DOCENTE EN LA PRIMERA DECADA DE NUEVO MILENIO. Los docentes pueden cuestionarse acerca de si la educación es un bien económico y como tal, ellos se convierten en sus productores, marcando así una posición más abierta para entender su funclón desde la perspectiva económca para explicar y entender el mundo cambiante, transmitiendo a sus estudiantes na mentalidad predictiva para pensar hacia dónde se dirigen y a evaluar las opciones a las que se enfrenta durante su tránsito por las aulas. (Begg:2002). Al reflexionar acerca del punto de partida de esta sección, hay convergencia con las afirmaciones de Joaquín Morales (1993.

Pal 1) cuando refiere que la educación no puede ser considerada un bien económico, porque éstos poseen la característica de ser escasos y limitados , ya que al compartirla no disminuye ni se hace escasa, sino que se multiplica y crece. ya que al compartirla no disminuye ni se hace escasa, sino que se multiplica y crece. Si se considera que la buena práctica docente conlleva el hecho de ser facilitador de las experiencias de aprendizaje, el profesor de este nuevo milenio deberá estar consciente de su papel en la sociedad contemporánea de la informacion, del conocimiento, de la variedad de fuentes de consulta, del comercio a través de la red y en consecuencia, la capacidad de «derribad las paredes de sus propias limitaciones si considera dos premisas fundamentales recientes de la economía . el rol que juega la información y el fenómeno de la globalización.

En ambos casos estará presente la toma de decisiones omo una competencia cognitiva que implica análisis y evaluación, para identificar las situaciones de manipulación de la información a las cuales está sujeta la colectividad, asi como también, las condiciones de política internacional que impactan la soberanía de los pueblos, especialmente de Latinoamérica y por ende, la autonomía de las IES en nuestro país, como resultado de los organismos externos que facilitan recursos económicos por medio de créditos o convenios para el desarrollo de proyectos que tendrán que implementarse desde las aulas mismas. Es evidente que en el caso de México existen factores ue determinan la proyección del docente, los cuales marcan desigualdades entre regiones, desde las características geopolíticas, otras de tipo social y por supuesto, las de consideración económica.

Se ha sugerido a las ‘ES aplicar las políticas sectoriales relacionadas con la vinculación de establecer convenios con otras áreas del desarrollo, dando por un hecho la igualdad de condic 1 de establecer convenios con otras áreas del desarrollo, dando por un hecho la igualdad de condiciones y la capacidad de respuesta de la industria y el comercio, donde las leyes de la concentración ndustrial, la centralizacón económica y la divisón especlal del trabajo estorban el desarrollo armónico de las regiones (Bassols: 2004) y por lo tanto, provocan una actuación desarticulada del profesor cuando no alcanza a percibir las demandas del sector productivo que se insertan en los diseños curriculares de las IES. IV. – LOS DOCENTES EN EL CONCEPTO DE CAPITAL HUMANO.

En el mercado de la profesión del docente, la experiencia es un factor de competitividad para sacar ventaja sobre otros actores y sujetarse a la ley de oferta y demanda a favor de menores costos para las instituciones educativas, ya que un rofesor calificado y experimentado, siempre representará en ellas una buena inversión. Al definir el capital humano como la fuerza de trabajo capaz de generar una ocupación activa a través de nuevas empresas y especialidades (Morales:1 993) se significa como la suma de competencias que poseen los docentes en beneficio del servicio a ofertar, el cual redunda en el crecimiento y desarrollo de los entornos institucional y comunitario en los cuales su función causa impacto. Como productores o reproductores de un servicio, los docentes forman parte de los bloques históricos de la sociedad, os cuales señalan los diferentes rumbos que la educación debe seguir para adaptarse a las exigencias de los cambios.

Su participación y logros tienen que ser valorados económicamente por agentes externos que dimensionen el término «capital» en un punto de equilibro entre la economicamente por agentes externos que dimensionen el término «capital» en un punto de equilibrio entre la oferta y la demanda, la cual se establece a través de los empleadores, así como los organismos internacionales que califican a las IES por el acceso a las oportunidades de empleabilidad y el rendimiento de sus egresados en las empresas. La educación es una de las grandes inversiones en capital humano, y por tanto, un factor importante de crecimiento económico de los países y aunque no pueda valorarse exactamente su valor intrínseco, sin embargo, si puede determinarse su contribución económica, a través del aumento de productividad de la mano de obra. (Morales. P. 9) El realizar un trabajo eficiente en materia de enseñanza implica pues, una postura diferente que el profesor de educación superior debe asumir al incorporar a su formación y actualización constante, principios básicos de disciplinas que fortalezcan u visión, tales como : la administración, la economía, la sustentabilidad y el desarrollo económico, la gestión y generación del conocimiento, además del uso de las tecnologías de la información y la comunicación. El capital humano representado por cada planta docente en las IES de nuestro país, constituyen una serie de competencias creadas, potencial económico que es proyectado al sistema económico que se espera pueda lograr un empleo eficaz de él (et. al. Cruz Valverde. 1979. P. 4), ya que, la educación contribuye al desarrollo de la economía, por todo aquello que le aporta a cada ndividuo, para este caso, a los docentes a través de la formación y actualización. por último, es necesario puntualizar que el doce formación y actualización.

Por último, es necesario puntualizar que el docente universitario es factor determinante en el cual se invierte en educaclón, dicha inversión permite valorar el capital humano que es el elemento generador de riqueza al contribuir en la mejora de las condiciones de vida de la sociedad. CONCLUSIONES Las tendencias en educación superior vigentes, están moldeando una nueva identidad del docente la cual relativamente e encuentra en crisis, ya que desde el nivel básico hasta el superior, se cuestiona su actuación en cuanto a resultados, en los términos de calidad y eficiencia que percibe la sociedad a través de los mecanismos de evaluación, acreditación, transparencia y rendimiento de cuentas adoptados por la política sectorial. Tal identidad necesita encaminarse a promover un profesor más y mejor enterado, cuyos limites se extiendan hacia otros campos del conocimiento como lo es la economía.

Al tomar conciencia del rol como factor de crecimiento y desarrollo económico desde su propia práctica, no solamente erá facilitador de aprendizajes para lo largo de la vida, sino incluirá en su paquete cultural la relaclón que la educación y la economía tienen para producir beneficios colectivos e individuales cuyos efectos pueden ser medidos en diferentes plazos y bajo diversas circunstancias. Como lo expresa Psacharopoulos (1992. P. 5) : la universidad puede ser descrita como una empresa multiproductos, en cuanto a docencia, investigación, socializacion y certificación, beneficios que pueden ser privados y otros sociales, algunos a plazo corto, otros con implicaciones a plazo mayor. Ante la falta de un programa naci