Dios vs ciencia

UNO Domingo 6 de julio de 2008 escenario 9 Debate golpe a golpe sobre Dios Dos pensadores españoles, Francisco Soler Gil (cristiano) y Martín López Corredoira (materialista ateo) publicaron un libro juntos. ¿Dios o la materia? pone de manifiesto la discusión acerca de la existencia de un ser superior Fernando G. Toledo fgtoledo@diariouno. net. ar Dos cosmovisiones d orfi o la materia? (Áltera, escrito, golpe por gol _ entr Los contendientes d filósofo especializado no chocan en ¿Dios duce el debate n materialista ateo. os españoles: el r Gil (por el bando ristiano), y el astrofísico doctorado en Filosoffa Martín López Corredoira (bajo una bandera materialista atea). En ¿Dios o la materia? , el fuego lo abre Soler Gil al proponer «tres datos cosmológicos» que concuerdan, dice, con una «concepción teísta» del mundo y no con una materialista. Acto seguido le replica López Corredoira, interpretando que esas «adecuaciones» de los datos objetivos del mundo al teísmo no son más que parte de la vieja tendencia de usar «el comodín de Dios», un Dios «que no existe» pero pretende ser «tapagujeros» del conocimiento.

De inmediato la discusión estalla hacia cuestiones más amplias (la validez o absurdo del cristianismo, la racionalidad del materialismo, etc. ), haciendo «dificil que este debate deje indiferente a nadie», como ade adelanta Juan Arana en el prólogo. Para ofrecer una aproximación a las páginas del libro, Soler Gil y López Corredoira responden las preguntas de Escenario. -¿Cuáles son los datos actuales de la cosmología (o la física en general) que confirman o refutan la hipótesis de la existencia de un Dios? Soler Gil: Más que «confirmar o «refutad’, yo diría que determinados datos fisico- osmológicos «encajan» con más naturalidad en un marco teísta que en uno materialista. Lo que propone el teísmo es que la realidad fundamental se parece más a una mente (Dios) que a la materia, los datos que se interpretan mejor desde este enfoque son los que sugieren que hay una racionalidad que impregna el universo y con la cual la razón humana se encuentra en cierta slntonía. Un dato es el hecho de que podamos concebir el universo como un objeto físico, sin incurrir en las temidas antinomias de la razón. López Corredoira: Ni la física ni la cosmología refutan, y menos aun confirman, la existencia de Dios. Lo que sí puede dar la ciencia es una limitación en la manera de ver a ese Dios y su capacidad de intervenir en el mundo. Cuanto más entendemos este mundo en términos materiales, menos lugar queda para visiones animistas-mágicas del universo. La increencla de los científicos -¿Cómo explica el hecho estadístico de que no todos, pero sí la mayoría, de los científicos actuales tiendan a la increencia más que a la creencia, al materialismo más que al teísmo? —Martín López Corredoira: Como dice, no todos.

Hay un porcentaje significativo de cient teísmo? —Martín López Corredoira: Como dice, no todos. Hay un porcentaje significativo de científicos creyentes, especialmente en áreas más alejadas del empirismo como la matemática o la física teórica donde las ideas pitagóricas se mezclan con cierto misticismo en algunas mentes. Entre los empiristas, astrónomos o biólogos por ejemplo, hay más ateos. ¿por qué? Probablemente porque las estructuras psicológicas que conllevan los hábitos científicos, acostumbrados a buscar explicaciones causa natural- efecto a todo en vez de milagros, son un reflejo de las ideas materialistas.

Sólo se necesita extrapolar esa forma de concebir l mundo diciendo que todo tiene explicación cientifica y ya tenemos un materialista. No obstante, es complejo el tema, y el hecho de que a lo largo de la histona haya habido notables científicos que no han hecho esa extrapolación nos hace entrever que las circunstancias sociales (si a uno lo van a llevar a la hoguera por hereje o no), las circunstancias personales, emotivas, tienen gran influencia.

La religión de hecho es un fenómeno psicológico-sociológico. No hay ningún Dios, lo único que hay son personas que necesitan creer en Dios o no, y los científicos también son personas. Francisco Soler Gil: Los científicos son, en gran medida, hijos de su tiempo y de su entorno, como el resto de los mortales. por eso, la mayor o menor proporción de científicos creyentes tiende a reflejar el grado de creencia o increencia del ambiente cultural en el que se han educado.

Es un hecho indiscutible que el pensamie 31_1f6 hecho indiscutible que el pensamiento materialista se encuentra actualmente muy extendido entre la población (semi-)culta que nutre las universidades occidentales. pero convendr(a no perder de vista este otro hecho: la mayor parte de los fundadores de a ciencia moderna, no sólo fueron cristianos, sino que fueron personas con un interés por la religión llamativamente superior al de la media de su época. Mano a mano. Los españoles Soler Gil y López Corredoira.

Fortalezas y debilidades -¿Cuáles son los puntos débiles del teísmo y del materialismo a la hora de explicar el mundo? —LC: El teísmo, y en particular el teísmo cristiano, hace aguas por muchos lugares. Cuando se apuran los argumentos teístas se encuentran posiciones que sólo un creyente incondicional puede aceptar. por ejemplo, que haya milagros o vida después de la muerte. ?Cómo vamos a aceptar con lo que sabemos a través de la biología que existen almas separables del cuerpo que emigran a un supuesto cielo una vez que el individuo muere? ?se es el punto débil del te[smo: demasiada imaginación, demasiada fantasía, poca verdad. -SG: La debilidad de la imagen del mundo materialista no se pone de manifiesto tan sólo en el terreno cosmológico, sno en muchos otros: si Dios existe y posee un carácter similar al de la tradición religiosa judeocristiana, es natural que los seres humanos hayan sido dotados de cierta capacidad para conocer la realidad. El aterialismo ateo abre la puerta a un escepticis capacidad para conocer la realidad. El materialismo ateo abre la puerta a un escepticismo muy poco verosimil.

Las dos posturas -¿En qué basan sus posiciones respectivas (católico, ateo)? – SG: parto de que hay una serie de datos que sugieren que el fundamento de la realidad se parece más a una mente que a una piedra. Con una mente cabe la esperanza de poder establecer alguna relación personal. Sin embargo, nos encontramos ante la dificultad que conlleva la multiplicidad de religiones. Al llegar a este punto, cada uno tiene que reflexionar por su cuenta y apostar. Para mí, el cristianismo ilumina con claridad esos aspectos de la experiencia humana que el materialismo no puede entender, y he apostado por él. CC: Desde mi posición atea, sostengo que detrás de un intelectual que dice encontrar argumentos racionales para ver a Dios en la cosmología hay siempre un individuo apegado irracionalmente a sus prejuicios religiosos, y a creencias en leyendas mundanas como la del Cristo resucitado, que quedan a veces escondidas detrás del «Dios de los filósofos». Mi intención en el libro ha sido mostrar que no hay nada en la cosmología que nos pueda convencer de la existencia e Dios, y que las ideas que realmente alimentan el discurso de mi interlocutor son un castillo de naipes que se desploma a nada que uno lo sople. ¿Ha habido algún punto interesante y hasta diríase perturbador de los argumentos de su contrincante en el debate que reproduce el libro? -SG: Más que los argumentos en sí, lo que he encontrado muy pertur- El ateo: Ma el libro? -SG: Más que los argumentos en sí, lo que he encontrado muy pertur- El ateo: Martin López Corredoira (1970) se doctoró en Ciencias Físicas y en Filosofía. Publicó Diálogos entre razón y sentimiento (1997) y Somos fragmentos e naturaleza arrastrados por sus leyes (2005). bador ha sido el tono de los mismos.

He leído otros ensayos recientes, de ateos famosos, y me he encontrado un tono similar. La raíz de la controversia entre telsmo y materialismo es cómo resulta más adecuado concebir la realidad fundamental: como mente (teísmo) o como materia (materialismo ateo). Podría parecer que nos encontramos ante una discusión filosófica normal. pero el tono de la controversia actual entre teístas y ateos me hace pensar que la opcion entre El católico: Francisco José Soler Gil (1969) es doctor en Filosofía por la Universidad de Bremen (Alemania).

Publicó Aristóteles en el mundo cuántico (2003) y Dios y las cosmolog(as modernas (2005, coautor y editor). Dios o la materia moviliza fuerzas muy profundas -y no del todo racionales- en el interior de la persona. —CC: Soler Gil es un gran maestro de la retórica teísta y se defiende muy bien. Ha habido aciertos en sus defensas o críticas a mi discurso, pero por matices de formas, del uso de unos vocablos u otros, más que por cuestiones de fondo. Lo interesante no es lo que diga o deje de decir él. Lo que más destaco es su valent[a y su entereza defendiendo sus creencias.