De donde surge el sagrario y la custodia

De donde surge el sagrario y la custodia gy tiopaco gexa6pR 03, 2010 S pagos ¿DE DONDE SURGE EL SAGRARIO Y LA CUSTODIA? Históricamente el primer motivo de la reservación Eucarística es la comunión de los fieles de la Misa y ante todo, en los días en que se celebraba la Misa; pero para poder entender mejor esto recordemos los inicios de la vida cristiana.

Un motivo de conservaclón que históricamente sigue es el del Viatico, la comunión recibida “in extremis” para poder morir con la hostia en la boca, lo que lleva a la costumbre de recibir varias eces la comunión el día de la muerte o el abuso de poner la Eucaristía en la boca de los muertos. Posteriormente los milagros eucarísticos de curación o salvación de algun mal, conduce a llevar la Eucaristía en los viajes de las personas; en seguida prevalece la intención de tener una protección y surge la” íxide”. Píxide- Vaso que se destinaba Sv. peto a contener la hostia ors los siglos fue tomand o arqueta, cajita para c ar al de metal con puerta En el siglo XII, llevo al introducir en la Misa un nuevo rito qu fo . A lo largo de Stillo, cofrecito o e paloma hecha 1 1208 yel 1210, a Swlpe to vlew next page que pronto se difundiría en medio del entusiasmo de los fieles en toda la Iglesia y llegaría a ser habitual, hasta ser considerado en la mentalidad popular el momento mas importante y mas sentido; la mostración – elevaclón — de la hostia después de las palabras de la institución (…

Este es mi cuerpo… ). La elevación del Cáliz no esta prevista aquí, se impuso lentamente por asimilación y se transformo en norma, como para la hostia; esto se consolido solo con el Misal Romano de Pio V (1570). Precisamente la devoción que vino a rodear el gesto de la elevación de la hostia acabo por dañar el resto de la celebración Eucarística. Muy pronto se difundió el uso de extender un lienzo obscuro detrás del altar para que resaltara mejor la hostia blanca durante la elevaclón. or el rmsmo motlvo se difundió el uso de encender primero una y luego varias velas en este momento de la Misa en torno al altar. Surge así la lámpara del Santísimo. Parece que aquí también surge el sonido de la campanilla, que luego entrara en uso también en la bendición eucarística. Es en este contexto cuando se introduce como actitud dentro de la Misa el uso de arrodillarse durante la elevación.

Aun para el Sacerdote, así se difundió la practica de hacer una “genuflexión” (poner la rodilla RI_IFS Aun para el Sacerdote, así se difundió la practica de hacer una “genuflexión” (poner la rodilla en la tierra), después de la elevación de la hostia (para el cáliz, lógicamente esto se introdujo mas tarde) Los fieles por su parte, son exhortados a decir oraciones particulares y cantos en este momento; de este modo nace l culto Eucarístico hacia la hostia (con procesiones llenas de canticos y oraciones), un culto que poco a poco se alejo de su fuente.

Por tanto se paso así de la procesión popular del Corpus Domini (Cuerpo del señor) a la bendición eucarística, como se hacia con las reliquias; como si la eucaristía fuera una reliquia, un objeto y la Misa el medo para obtenerlo. Por otra parte la conservación Eucarística en las casas fue disminuyendo por los inconvenientes del matrimonio de un infiel con un pagano; esto señala la dificultad para el cónyuge cristiano de comulgar en casa. Se llevaba a casa una parte del alimento Eucarístico para la comunión en los días que no se celebraba y especialmente en caso de muerte.

Se usaba una cajita o una tela de lino y luego se colocaba en un armario o en un nicho, inclusive en las lámparas de las casas. La practica decayó con la misa cotidiana, con la posibilidad para los fieles de comulgar diario en la Igl 31_1fS practica decayó con la misa cotidiana, con la posibilidad para los fieles de comulgar diario en la Iglesia; la reserva Eucarística en las casas sobrevivió ocasionalmente en las celdas de los rmitaños hasta el siglo XII; se mantuvo también en las casas de los sacerdotes por un motivo de fuerza mayor como la administración del viatico.

A partir del siglo V, la Eucaristía aparece con certeza conservada ordinariamente en las Iglesias. La veneración del altar como símbolo de Cristo, llevo a la conservación por breve tiempo de las hostias sobre el altar, para la comunión de los fieles o de los enfermos al final de la Misa. La conservacion era en un recipiente no fijo; se servían de las píxides pero ahora redondas y a menudo en forma de torre; stas últimas parece que imitaban la forma de la capilla del Santo Sepulcro en Jerusalén para expresar el nexo entre la Pascua de Cristo y la Eucaristía.

Hacia el año 1000 comenzó el uso del Sagrario colgado sobre el altar. Los frecuentes robos de vasos Eucarísticos, las profanaciones y los abusos de la Eucarist(a para prácticas mágicas, como también los posibles accidentes en el uso de los tabernáculos suspendldos. (La píxide se podía caer y volcar su contenido sobre el altar); esto llevo a que se guardara I 406 S se podía caer y volcar su contenido sobre el altar); esto llevo a ue se guardara la Eucaristía “bajo llave”. De aquí se desarrollan los armarios murales.

En Inglaterra tuvieron estos armarios una amplia difusión, especialmente si estaban provistos de un “oculus”; una ventanita que permitía la vista al interior de la pared posterior; ayudaban a la especial forma de devoción que era “mirar la hostia”. Con el tiempo y gracias a esta práctica se entremezclo la píxide con el oculus y para permitirles a los fieles su mejor apreciación se le coloco en una pequeña asta para que todos pudiesen realizar u devoción, con el curso de esta ultima y su exposición se fue adornando hasta llegar a la “custodia” como actualmente la conocemos.

El Sagrario sobre el altar llega a ser el lugar preferido para la reserva Eucarística. Posteriormente se establece un lugar aparte para su culto, hasta formarse así las “Capillas del Santísimo” y los “Sagrarios” en su interior. “El culto Eucarístico mueve fuertemente al alma a cultivar el amor social, con el cual extendemos la caridad a todo el mundo, porque sabemos que donde quiera hay miembros de Cristo. ” Pablo VI Mysti Fldei SÜFS