Como te va

Como te va gy pedradanicln ‘IOR6pR 16, 2011 2 pagos ¿Cómo te va? : Te envío esta carta para decirte lo mucho que te quiero y me preocupo por ti. Te veo siempre conversando con tus amigos, y tengo la esperanza que de la misma manera quieras habar conmigo. A veces te veo solo y siento pena. Te comprendo, créeme, pues también mis amigos me dejaron solo. ¿No tienes nada que decirme? Háblame sencillamente como lo harías con un padre o tu hermano. ¿No necesitas nada para ti?

Dime sinceramente si el egoísmo o el afán de placer te dominan; si eres dejado o inconsciente. Pídeme ue venga en ayuda de los sfuerzos que haces ora No te avergüences d Iles S”ipe santos que tuvieron humildad pudieron v esas ataduras. llidades. uchas santas y con voluntad y se vieron libres de No dudes en pedirme salud, éxitos en tus estudios, bienes materiales o espirituales; todo te lo puedo dar, te doy y deseo que me pidas, en cuanto no se oponga al plan que mi Padre tiene para Ti ¿Qué necesitas hoy? ?Qué puedo hacer por tu bien? Si supieras los deseos que tengo de ayudarte! ¿Qué te preocupa? ¿Qué piensas? Cuéntamelo detalladamente. ¿Qué quieres que haga por tu hermano? ¿y por tu hermana? , Swipe to vlew next page or tu amigo o por tu amiga o por tus padres ¿qué desearías para ellos? ¿Y por mí? ¿No quisieras hacer algún bien al prójimo y a las personas que amas y se han olvidado de m? ¿Estás resentido con alguien que antes te queso y ahora se leja de ti sin que le hayas dado motivo?

Ruega por esa persona y yo la haré volver a tu lado, si es que no va a ser el motivo por el cual te alejes de mí. ¿Tienes alguna alegría que comunicarme? ¿porqué no la compartes conmigo como tu mejor amigo? ¿No tienes ninguna promesa que hacerme? Ya sabes que leo en el fondo de mi corazon. ¿Estás firmemente decidido a renunciar a aquello que te dañe? ?A no tratar más con esa persona que turbó la paz de tu alma? ?Volverás a ser amable y paciente con aquella otra persona, que por haberte faltado has mirado hoy como enemigo? No dejes de encomendarte a mi Madre, que es también la tuya; ella te ayudara a conocer y a amar a mi Padre. Podríamos hablar juntos una eternidad en el cielo, sé lo dificil que es esto en la Tierra. Pero inténtalo. No quiero molestar más, eres libre de elegirme. Eres libre de aceptarme. Es tu derecho. Ya te he elegldo y por eso te esperaré, pues te quiero hasta para dar mi vida por ti. Tu amigo… Jesús