China

China gy chcrit025 Aexa6pp 02, 2010 17 pagcs Hegemonía china 22/08/2010 Vota [pic] Resultado [pic][pic][pic][pic][pic]12 votos • [pic] • [PiC] • [pici La economía china acaba de alcanzar un tamaño superior al de la japonesa. El PIB nominal de Japón en el segundo trimestre del año totalizó 1,2 billones de dólares mientras el chino alcanzaba 1 ,337 billones; para e sin embargo, el valor billones, frente a 4,9 valorativos, como los cambio, el hecho es or 17 ones .

Al mestre del año, superior (5,07 rgen de problemas n de los tipos de omia china medido en términos de paridad del poder de compra (PPP) hace años que uperó al japonés. La noticia en otros webs • webs en español • en otros idiomas No por previsible deja de sorprender esa transformación de la todavía considerada una economía emergente en la segunda de mayor dimensión del mundo. Desde la aplicación de las reformas emprendidas por Den Xiaoping de 1978, son muchos los años de crecimiento ininterrumpido, muy superior al promedio de la economía mundial.

Son también diversos los indicadores parciales que adelantaban esa creciente hegemonía: desde el bases tales, y de mantenerse la tendencia de las últimas décadas, o es exagerado asumir, como algunas proyecciones anticipan, que en algún momento del final de la próxima década el tamaño del PIB chino supere al de EE Mucho más tiempo costará alcanzar los niveles de PIB por habitante propios de las economías avanzadas. A pesar de los evidentes progresos en la eliminación de la pobreza, una parte considerable de los 1. 00 millones de chinos sigue al margen de la prosperidad observada en las grandes ciudades. Con 2. 940 dólares per cápita en 2008, según el Banco Mundial, ese indicador devuelve a ese país a posiciones propias de muy rezagadas econom(as en vías de desarrollo. Otros Indicadores específicos del bienestar de la población (educación, cuidado sanitario, etcétera) denuncian igualmente una muy injusta distribución de las ganancias derivadas del crecimiento.

La cada día más explícita desigualdad puede constituirse en un serio factor de inestabilidad poltica que llegue a cuestionar el hasta ahora equilibrio entre un totalitarismo político y una economía crecientemente homologable a las que se basan en el mercado como mecanismo de asignación. No es necesario insistir en que la estabilidad de ese país ahora ya no es un problema exclusivo de las autoridades chinas. La influencia económica y geopolítica alcanzada obliga a acelerar la completa integración de ese país en las instancias multilaterales en la posición que le corresponde.

Su papel en la gobernación economica y politica global no ha de ser menos importante que el de la mayoría de los que se sientan en el G-8 0 disponen de capacidad decisoria en el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial. – La cultura china avanza sobre la hegemonía occidental 20/07/10 Varios analistas un dominio cultural. oderío económico traerá analistas dicen que su poderío económico traerá un dominio cultural. PorAndy Robinson Imagenes [pic][pic] PASION DE MULTITUDES. IA EXPO UNIVERSAL DE SHANGHAI RECIBE ENTRE 400 Y 500 MIL VISITANTES CADA DIA. pic]Etiquetas • Cultura Tras la crisis made in Wall Street y las últimas previsiones de que la economía china rebasará a Estados Unidos mucho antes de lo que se pensaba, puede ser lógico plantear otra gran pregunta trascendental para el joven siglo XXI: ¿el fin del poder económico de Occidente será también el fin del largo dominio cultural estadounidense; de Hollywood, de la Coca-Cola Zero, del cuarto de libra de McDonald’s, de series globalizadas como Los Sopranos Dr. House ? Martin Jacques, ex editor de la revista gramsciana de los años setenta Marxism Today, se atreve a decir que si.

Es la tesis de su nuevo libro When China rules the World . «EE. UU. está en declive; China en auge; y la modernidad chlna va a ser muy diferente de la modernidad occidental», dijo en una conversación en su casa de Hampstead. «Sólo se habla de economía -añadió , pero los efectos culturales y políticos pueden ser aun más significativos» Hasta la fecha -dice Jacques-, China y los otros países grandes emergentes han copiado la cultura occidental. Pero conforme u dominio económico se consolide, se verá una paulatina universalización de valores y estéticas chinos.

Una cultura – radicada en la dlnastia han y un «estado civilización» que ha durado milenios- irá extendiendo su influencia. Incluso en la cultura pop, clave de la marca cultural de EE. UU. las cosas empiezan a cambiar, sostiene. «La música pop estadounidense ahora tie arginal para los jóvenes; 30F17 ha sido sustituido por man en mandarín)». Esto ya se 1. 200 millones de chinos hasta Taiwán, Hong Kong y el resto del este asiático. Pasará lo mismo con el cine, la literatura y las artes lásticas, asegura. En EE. UU. Europa nadie toma muy en serio la posibllidad de que emerja una «modernidad no occidental», dice Jacques. Pero desde Marx hasta el gurú de la historia de transiciones hegemónicas de la Universidad de Harvard, Paul Kennedy, son muchos los que sostienen que el poder cultural parece estar condicionado al económico. La transición de la «hegemonía económica a la hegemonía cultural es larga pero implacable», dice Steve Cohen, historiador de la Universidad de Berkeley (California), autor de The end of influence , sobre el fin del poder estadounidense.

En el Slglo XX, manejar el poder ha sido muy fácil para EE. UU. ; nos han imitado en todo porque querían tener lo que teníamos», explicó. Esto irá cambiando con el relevo del poder económico. No todos coinciden. «Si la cultura han se potencia en China precisamente para diferenciarse del resto, ¿cómo puede convertirse en cultura universal? » , se pregunta Perry Anderson, historiador de la Universidad de California, que acusó a Jacques de «sinomanía» en el London Review of Bocks.

Lo más probable es que la cultura dominante del siglo XXI no sea china ni estadounidense sino una cultura global de marcas in territorio, sostiene Scott Cash, cntico cultural del Goldsmiths College en Londres, que realiza una investigación sobre Shanghai. Ciudades como esta serán el entorno ideal para «la infraestructura de la industria de cultura global que se siente más a gusto en megaciudades de constante mutación como Shanghai, que en Londres, Par(s, Nueva York». I China e India serán los nuevos actores globales del siglo XXI I ¿El fin de la hegemonía norteamericana? or Arturo Valenzuela Según el Consejo Nacional de Inteligencia de USA, China e India, surgirán con toda probabilidad ‘como los nuevos actores lobales, I len forma similar al advenimiento de una Alemania unida en el siglo XIX y un poderoso EEUU a principios del siglo XX. Después del colapso de la Unión Soviética y del mundo bipolar marcado por la guerra fría, Estados Unidos surge como la potencia más I dominante del planeta desde la era del emperador romano Adriano (76-138 d. como bien se lo recordó al presidente George W. I Bush uno de sus prominentes homólogos latinoamericanos en su primera reunión a puertas cerradas.

I Aunque Estados Unidos tiene sólo 5% de la población, su pujante economía representa 22. 3% del Producto Geográfico Bruto de la tierra. De la misma manera genera 43% de toda la inversión en investigación científica y t investigación científica y tecnológica y 47% de todo el gasto militar de la humanidad, ahora seis veces superior al gasto militar ruso. A raíz del dominio estadounidense el inglés es el idioma oficial o dominante en más de 60 países y la influencia cultural de gigantesca industria cinematográfica y de medios trasciende hasta los rincones mas aislados del mundo.

I Con razón Washington se siente con el derecho de pedirle al resto del mundo que se ajuste a su visión de los grandes desafíos ue lenfrenta la humanidad. Es por ello que es sorprendente que el Consejo Nacional de Inteligencia (NIC, por sus siglas en inglés), centro de investigación lanálisls dependiente de la CIA en un sendo estudio de futurología anuncia que ya para el año 2020 el peso relativo de la potencia I hegemónica del momento se verá notoriamente disminuido.

I El informe, intitulado Investigando el futuro global: Informe del proyecto 2020 del Consejo Nacional de Inteligencia afirma I categóricamente que dos países, China e India, surgirán con toda probabilidad «como los nuevos actores glob ue dos países, China e India, surgirán con toda probabilidad «como los nuevos actores globales, en forma similar al advenimiento de una Alemania unida en el siglo XIX y un poderoso Estados Unidos a pnncpio del sglo XX, transformando el paisaje geopolítico del mundo con un impacto potencial similar a aquel de los dos siglos anteriores».

En ese mundo nuevo, sólo a 15 años, con un producto 80% mayor que el de hoy, Estados Unidos probablemente continuará siendo la potencia más poderosa del mundo, pero con un poderío relativo mucho menos significativo. El eje central del mundo girará crecientemente desde el Atlántico, con Europa y Japón disminuidos por el envejecimiento de su población, hacia las nuevas potencias asiáticas. Según los cálculos para el aho 2020, China tendrá la segunda economía más importante del mundo con una población de 1. millones de habitantes. Pero la India, con 1. 3 mil millones, estará también a punto de sobrepasar el producto de los países europeos. I Aunque hoy se comenta a diario el creciente poderío de la China, el estudio resalta que la India le hará una fuerte competencia a Isu vecino asiático con 300 millones de indios de clase media alta y de habla inglesa para 2020. IJuntos los dos gigantes representarán un 40% de la humanidad.

I para Estados Unidos va a ser muy dificil ajustarse a un mundo crecientemente multipolar donde empresas multinacionales asiáticas I tendrán mayor presencia, especialmente si sigue con una politica de distanciamiento de las instituciones y mecanismos multilaterales que seguirán vigentes pero con mayor dominio de las potencias emergentes. El informe resa ta que las prioridades del gobierno estadounidense con relación al terrorismo y al Medio Oriente tienen poca I relevancia en Asia a pesar de la enorme presencia de poblaciones musulmanas en esa región del mundo.

I Para los expertos consultados por el NIC, si Estados Unidos no globaliza sus prioridades y busca hacer más efectivo un nuevo trato Icon las potencias emergentes, tanto en temas económicos como en temas de seguridad, su influencia en gran parte del mundo se verá I opacada a menos qu seguridad, su influencia en gran parte del mundo se verá opacada a menos que ocurran catástrofes imprevistas que cambien el pronóstico, como un colapso financiero en la China o una guerra nuclear entre la India y Paquistán. I ¿Y qué de América Latina en el año 2020?

El texto general del informe tiene escasas referencias a América Latina, señalando ocasionalmente que Brasil bien puede ser una I potencia importante del futuro. Pero la sección latinoamericana, elaborada con el aporte de 20 líderes latinoamericanos que se juntaron a dialogar en Santiago de Chile con el auspicio de la Universidad de Georgetown, la Universidad Adolfo Ibáñez y el Centro de Estudios para una Nueva Mayoría de Buenos Aires, presenta un cuadro relativamente pesimista del hemisferio occidental en 15 años más.

A diferencia de una Asia dinámica, y el giro de la inversión, producción y desarrollo tecnológico hacia el oriente, América Latina I Ise verá relativamente estancada mayormente por la debilidad de sus instituciones y la enorme brecha en ricos y pobres. I I El talón de Aquiles de América Latina sigue siendo su incapacidad de hacer reformas de fondo que permitan crear mayor I competitividad potenciando su capital humano; y esa incapacidad tiene relacion directa con las crisis de gobernabilidad Y la falta I de implementación clara del estado de derecho.

El surgimiento nuevamente en la región de opciones demagógicas y populistas que buscan salidas fáciles pareciera seguir condenando I la un continente que representa el 8% de la población undial a una marginación continua. (Este artículo, cuyo autor es Arturo Valenzuela, fue tomado de v»ww. nuevamayoria. com I Gracias, Colegas! Cómo China perdió y recuperó la hegemonía mundial Enviar a Twitter Enviar a Facebook China es hoy la segunda economía del planeta y en un par de décadas será la primera potencia mundial, recuperando un lugar que mantuvo por más de dos mil años y que «sólo perdió» en el último siglo y medio. Este articulo de lan Morris, profesor de la Universidad de Stanford, analiza el auge y caida de los mperios en unrecorrido milenario.